Foto: archivo.

El ocumo chino, producto de excelencia en el Bajo Delta, se ha convertido en el marcador de precios e intercambio comercial con la moneda extranjera – dólar -, procedente de Guyana y Trinidad y Tobago.

Desde noviembre de 2017 se ha venido advirtiendo sobre la invasión del dólar en territorio deltano con mayor fuerza, y en enero de 2018, ha dado un vuelco total para convertirse en la moneda de circulación común en las comunidades waraos.

Ya es conocida la comercialización de productos del campo hacia el exterior, y el ingreso de azúcar, harina de trigo, harina de maíz y arroz, desde Guyana y Trinidad. Hasta la primera semana de enero, cinco kilos de ocumo era el equivalente a un dólar, mientras que seis plátanos también equiparaban a un dólar.

Los dólares que ingresan el estado Delta Amacuro, constituyen otra vena abierta de Venezuela por sus implicaciones en la economía nacional y la fuga del Bolívar convertido al precio del dólar paralelo en Tucupita.

Prácticas ilegales de alta peligrosidad como el contrabando de armas, de combustible, y pájaros, generan ingresos de dólares por cantidades “industriales” para ser cambiados al valor paralelo.

Loading...
Compartir