Desastre ambiental tras cierre del caño Manamo sigue profundizándose en Delta

Varios investigadores, preocupados por el desastre natural que ha causado el cierre del caño Manamo, aún siguen preguntándose las razones de peso que llevaron a tomar tal iniciativa de gran impacto ambiental que hasta ahora afecta a la sociedad civil en Delta Amacuro.

El activista warao, Jesús Jiménez, recuerda las primeras consecuencias tras el cierre del caño Manamo en 1965; una gran cantidad de indígenas y campesinos perdieron  importantes extensiones de sembradíos  y animales, ya que los suelos nunca más estuvieron actos. Toda vez, que este fenómeno causó la muerte de una indeterminada cantidad de seres humanos cuando el ecosistema, y el ambiente como tal, fueron alterados, por lo que brotaron diversas patologías, además de la hambruna que supuso perderlo todo.

El cierre del caño Manamo evitaría grandes inundaciones en la zona cercana al Departamento Tucupita, por lo que este territorio se convertiría en el “granero” de Venezuela, potenciando así la producción agrícola, sin embargo, actualmente el Delta no produce ni el primer grano de arroz.

Jesús Jiménez explicó que, lo que hoy en día se conoce como creciente (desbordamiento del río Orinoco), previo al cierre del caño Manamo no se daba con consecuencias devastadoras como ahora, porque, según Jiménez,  el agua se distribuía con naturalidad hasta llegar al océano Atlántico. Por otra parte, la cuña salina sigue penetrando con fuerza al Delta desde el norte, destruyendo uno de los reservorios de agua dulce más importantes del planeta.

Para el activista warao, estas consecuencias recrudecerán con el paso de los días, pero lo que más le preocupa al también médico, son los trabajos preventivos que aún no se concretan, ¿qué le depara al Delta en el futuro?, ¿desaparecerá?, ¿cuánto falta para que eso ocurra? ¿Qué está haciendo el actual Ministro de ambiente,- que es deltano,- para que eso cambie?

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta