Niños de la comunidad de Bonoina/Foto de Melquiades Ávila.

Las abuelitas siempre son unas cajitas de sorpresas. Unas, te esconden algunas mentiritas, mientras que otras, te hacen subir de peso.

Dentro de la cultura warao, las abuelas juegan un papel importante, es la madre superior de la casa a la cual se le debe mucho respeto. Natutuma (las abuelas), siempre con su sabiduría sorprenden a los nietos con trucos de la vida misma.

Para que un bebé warao aprenda a caminar lo más pronto posible, ellas recurren a su experiencia ancestral: untan de tizones de sus leñas ya utilizadas sobre las piernas del niño warao, y con unas palabras mágicas que solamente ellas saben, en pocas semanas, sorprendentemente,  el waraito o la waraita, empieza a caminar.

Las únicas personas que pueden utilizar este recurso  cultural  son las abuelitas. Hay que resaltar que según las mismas madres superioras del warao, existen otros métodos bajo la manga para que el chamito agarre vuelo.

Con información de la adulto mayor, Teófila López, habitante de Araguabisi, Delta Amacuro.

Loading...
Compartir