Un informante, que por razones de seguridad no será identificado, ha relatado con lujos de detalles como funciona el “entramado de corrupción” que opera en Pdvsa Gas-Comunal en Tucupita: todo inició con la instalación del depósito de cilindros en la carretera nacional, a la altura de “El Cajón Criollo”.

Desde el primer momento de la instalación, habrían ocurrido los primero hechos irregulares con la venta de bombonas a precios por encima del regulado por el gobierno, el porcentaje que  resultaba iba a parar a manos de los altos gerentes.

El paso del tiempo permitió extender el círculo de beneficiarios hacia obreros y conductores de unidades de la empresa estatal por diferencias que venían acrecentándose con los mismos jefes, que presionados por sus trabajadores, optaron por dejar un porcentaje a todos los involucrados en la cadena.

La venta de cilindros en carretera se convirtió en la brecha diferencial más allá del margen permitido o fijado por el gobierno, en la actualidad, algunos usuarios estarían cancelando hasta 250 bolívares por tres cilindros de gas que son cancelados sin mayores miramientos debido al ahorro que representa para el comprador en estos tiempos cuando hallar una venta de gas es imposible.

En el mismo centro de acopio, los usuarios que acuden al lugar deben pagar hasta 20 bolívares por un contenedor de 10 kg, cuando el costo debe ser de 5,00 bolívares, inmediatamente al ser bajado del camión, de ser cierta la información, el aumento ilegal estaría superando el 600% del precio legal establecido.

Los recipientes para  gas de 18 kg, cuyo costo legal de es de 10,00 bolívares, ya son expendidos por 40,00 bolívares. Los de 27 kg en 15,00 bolívares, son vendidos  en 80 y 90 bolívares.

Los cilindros de 43 kilos, según el gobierno, debe costar 20 bolívares,  los usuarios estarían pagando hasta 60 bolívares y en plena carretera nacional, su valor se eleva hasta alcanzar los 100 bolívares, esta diferencia rondaría aproximadamente el 400% por encima del precio.

El negocio redondo de los camioneros, estaría en los comercios y restaurantes del centro de la capital de Tucupita, donde las bombonas alcanzan montos muy elevados como el de 43 kilogramos, que debe costar tan sólo 20 bolívares es vendido a los centros de expendio de comida hecha, hasta en 800 bolívares.

Loading...
Compartir