IMAGEN DE REFERENCIA | archivo web.

La retención de una gabarra cargada con más de un millón de litros de diésel, mantiene la opinión pública fijada sobre la escasez de combustible en el estado Delta Amacuro,mientras que las estaciones de servicio de la entidad se muestran llenas de autos que aguardan ser abastecidos. Es el panorama que persiste desde octubre del año 2018.

El comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral del estado Delta Amacuro, vicealmirante Edgar López Hidalgo, informó que el pasado martes 20 de noviembre una gabarra fue retenida cuando viajaba por una zona a dos millas de Curiapo. Esta cargaba ilegalmente un millón cien mil litros de diésel.

19 personas estarían implicadas en este hecho, e investigadas por la fiscalía del Ministerio Público, un ente que también está siendo vigilado por la sociedad civil a propósito del manejo del caso. Hasta ahora no hay información oficial al respecto.

La escasez de combustible, la retención de la gabarra y las múltiples detenciones por presunto tráfico ilegal de carburante- al menos así informado oficialmente-  han desatado una ola de interés por la comercialización de gasolina y gasoil.

Las redes sociales han servido  para que varias personas ofrezcan pimpinas de combustible, tal como si se tratase de cualquier otro rubro del que también sacan provecho.

Efectivos de la Guardia Nacional han detenido a varios conductores que presuntamente adaptan tanques extra a sus coches, con la finalidad de revender su contenido posteriormente. Estos han sido apresados en los puntos de control, según informes que estos mismos organismos  generan para la prensa.

“Vendo una pimpina de 60 litros de gasolina, solo el líquido. Interesados, escribir”, se lee en una publicación de Facebook, un post que apenas asoma el evidente interés detrás del combustible en el estado Delta Amacuro.

Loading...
Compartir