Baño del gimnasio de boxeo de Tucupita.

El presidente del Instituto del Deporte del Estado Delta Amacuro – Indeda -, Argenis Aray, ha ignorado los llamados de auxilio y tampoco ha demostrado intención de ayudar. No existe personal ubicado para garantizar la seguridad y menos para los mantenimientos necesarios.

El gimnasio de boxeo Marino Contreras de Tucupita, pasa por su estado más crítico, los baños llenos de heces fecales, obstruidos, habitaciones totalmente sucias, y techos de ladrillos debilitados por las filtraciones de agua.

Está ubicado dentro de un complejo deportivo que abarca el estadio de beisbol Isaías Látigo Chávez, gimnasio de lucha Luis Malinda Rojas, y el gimnasio de boxeo Marino Contreras; todos en un estado crítico.

Es apenas una muestra de la desidia en que se halla las infraestructuras deportivas en la entidad, mientras el gobierno vaga con los recursos económicos destinándolo a cuantas actividades políticas se improvisan cada semana.

En diciembre de 2017 desconocidos cargaron con la lona olímpica que recubría el piso del maltrecho del ring.

Los tableros de electricidad fueron hurtados en totalidad y los cables quedaron expuestos, las conexiones de aires acondicionados también se pueden observar, generando un alto riesgo, sobre todo con los cables de alta tensión que “tienen corriente viva”, dijo un deportista.

Las viejas literas oxidadas e irrecuperables adornan los dormitorios llenos de mugre y polvo, mostrando un techo a punto de desplomarse.

Loading...
Compartir