La base deltana de la Dirección de Contrainteligencia Militar, habría incautado un valioso botín de combustible y alimentos, en una vivienda a orillas de la carretera nacional de Tucupita.

El hallazgo se produjo en las cercanías de Janokosebe, en una casa protegida por una larga fachada con tendido eléctrico de seguridad, que ocultaba un camino con dirección al río.

Hasta el momento hay dos detenidos que se encontraban en la residencia, mientras son ubicados los propietarios del inmueble para que den razón de la posesión.

No se descarta la complicidad de funcionarios del gobierno regional y de militares en la trama.

Entre la mercancía seca y el combustible decomisado se encuentran 152 tambores de 220 litros, dos tanques de hierro con 500 litros cada uno, y más de 2.000 toneladas de alimentos entre aceite, pollo y arroz, pertenecientes a la red de comercialización de alimentos del sector público.

Se presume que el lote podría estar destinado a una nación vecina donde se pagaría en moneda extranjera.

Los operarios de la organización habrían estado bajo seguimiento hasta abordarlos el sábado (23.3.19) al mediodía. Se supone que tenían tiempo trabajando de forma solapada ante la mirada complaciente de algunas autoridades.

Aun cuando es un hecho prácticamente confirmado, no se ha podido obtener ninguna declaración oficial de los DGCIM, quienes manifiestan no estar autorizados para hablar sobre el tema. Posiblemente sea una autoridad nacional quien ofrezca mayores detalles.

En conversación con indígenas que residen en Janokosebe, estos afirmaron no tener nada que ver, indicando que ni siquiera tienen idea de a quien pueda pertenecer la vivienda.

El caso pasó a la Fiscalía 1º del Ministerio Público, que se hará cargo de las actuaciones correspondientes.

Loading...