Archivo web.

A pocos días de la llegada de diciembre, último mes del año, y período de celebraciones, regalos, y compartir entre familias, va quedando solo en el recuerdo, y apenas algunos lustros traen a la memoria, lo que es una melancolía en el 2018.

El regalo al amigo secreto, la pintura en el cabello y salpicaduras en medio cuerpo para ir al encuentro de un amigo, es una pizca que la memoria trae, pero es irreductiblemente, un trazo de la Venezuela coyuntural.

El pernil, ya fue el ausente en el 2017, y puede repetir su ausencia en el 2018, a pesar del esfuerzo del gobierno venezolano en garantizar su existencia en las mesas, dada su alto valor en el mercado privado, y su cantidad limitada a precio subsidiado, puede ser un manjar en la mesa de pocos.

Las luces navideñas, es otro elemento de un fin de año diferente a las décadas pasadas, cuando ciudades enteras eran iluminadas, y las casas de los mismos waraos, se mostraban pintorescas, entre el temiche, la madera, y la selva en el fondo de cada casa.

El sórdido o tacaño comportamiento del trabajador común en los últimos tres años, tiene su antecedente más reciente en el 2009,   con el llamado a la austeridad por parte del fallecido presidente Hugo Chávez, apenas en el inicio de una etapa de crisis que seguramente alcanzará el 2018, y tal vez trascenderá más allá.

La ensalada de pollo, ese complemento de la hallaca, el pernil y los refrescos, serán cuesta arriba, y seguro, las familias verán en pasados años, las viejas añoranzas que se vuelven trizas, mientras la navidad y las luces, se vuelven grises, y las noches, serán solo eso, noches.

Desplazarse hacia los estrenos, es virar a las mil formas en que la creatividad invade a los hogares, y es tal vez, el surco de la esperanza porque a pesar de los duros momentos, se dice que la creatividad es la madre, de las grandes creaciones.

He aquí, una rendija de luz, y un espacio para la sonrisa y la esperanza, para que el 2018, haya sido un año para dejar en el recuerdo, y mirar el 2019 como una nueva oportunidad, allí está la grandeza del hombre y la inventiva ante los retos.

Loading...
Compartir