Un nuevo “polo patriótico” nació ayer en Venezuela integrado por organizaciones políticas nacionales y movimientos sociales. La plataforma electoral con miras a participar en las elecciones de diciembre se denomina Alianza Revolucionaria Popular de Venezuela ARPV.

Se proponen defender: “los derechos legítimos del pueblo, salarios justo para los trabajadores, independencia nacional, efectivo ejercicio democrático de la participación popular de las bases, la ética en la función pública y la soberanía e integridad territorial de nuestro país, para impulsar un desarrollo económico y social equitativo y diversificado dentro de los parámetros ecológicos”.

Entre las figuras nacionales que la componen están Manuel Isidro Molina del Movimiento Popular Alternativo MPA, Oscar Figuera del Partido Comunista de Venezuela PCV, Rafael Uzcátegui del partido Patria Para Todos PPT, Feliz Velázquez de Izquierda Unida, Wendy Tellechea de Somos Lina, Olga Morey de COMPA, Luis Daniel Barrios MBR-200, Guido León LGTI, Ulises Castro de Comuneros y Johnson Romero de Lucha de Clases.

La ARPV anunció ayer mismo una gira por todo el país a fin de integrar movimientos sociales, liderazgos populares y organizaciones locales de base en la campaña electoral, así como escoger sus candidatos a diputados para las elecciones parlamentarias de la Asamblea Nacional.

El que un sector de la izquierda con mucha fuerza emblemática en la historia política contemporánea de Venezuela decida deslindarse del gobierno nacional y de la alianza tradicional con el PSUV presentando sus propios candidatos a diputados, es un claro síntoma del desgaste de la plataforma unitaria denominada “Polo Patriótico” que dio inicio al “Proceso Bolivariano” hace 21 años.

En política no hay adversario pequeño dice una vieja conseja. Es evidente que el Gobierno Nacional está agotado sobre sí mismo haciendo esfuerzos desesperados para mantener con vida las ruinas del viejo estado rentista petrolero.

Los aliados del “Proceso Bolivariano” perdieron el sentido de pertenencia a una causa política que no enmienda, no escucha y no incluye. Ojalá que en el Gobierno quedé algún arresto de sensatez y surja alguna posición política que comprenda la necesidad de un encuentro entre todos los venezolanos.

Toda sociedad genera en su seno la fuerza y el liderazgo que la transforma y le corrige sus torceduras. Al deslinde de la Alianza Revolucionaria Popular de Venezuela ARPV del antiguo “Polo Patriótico” hay que sumar también el del partido del periodista Juan Barreto REDES y el del joven dirigente Cesar Mogollón de la Alianza Centro quienes también andan construyendo una propuesta electoral para salir de la crisis.

Es de esperarse que desde el Gobierno Nacional comprendan el curso real de la dialéctica, que, en vez de reprimir, perseguir u opacar con trapisondas leguleyas de rábulas el surgimiento de otras fuerzas políticas necesarias para la sociología del ejercicio del poder, permitan el surgimiento y el desempeño de otros actores que contribuyan en la solución a la dura y difícil crisis venezolana.

En el medio de la debilidad, de la desesperanza y de la devastación del país el curso de los acontecimientos continúa. Venezuela y los venezolanos buscan construir su propio destino.

TERMINOTICIAS

Loading...