Un trabajador de un comercio chino carga dos empaques de harina en el centro de Tucupita / Tanetanae.com.

Varios docentes deltanos ahora trabajan en los comercios asiáticos de Tucupita, constató Tanetanae.com a través de un abordaje. Los trabajadores afirman haber dejado las clases porque su salario de educador no les alcanza, trabajando en el sector privado “por lo menos tenemos para comer”, dijo uno de ellos.

Los docentes deltanos que ahora trabajan en establecimientos asiáticos, ni siquiera tiene un  teléfono celular para adelantar teletrabajo, han optado por acudir al sector privado para laborar y sobrevivir al encierro social y a la crisis como tal.

Carlos García es uno de los maestros que ahora trabaja en un abasto “chino”, como lo conocen en Venezuela. Abandonó el ejercicio de su profesión porque en su casa de zinc, no tiene internet ni un teléfono móvil, por lo que  es imposible trabajar desde la distancia, porque tampoco tiene un auto para ir a casa de sus alumnos. Él vive en la carretera nacional de Tucupita.

El sueldo mínimo quincenal es de 450 mil Bs, mientras que en el comercio asiático donde ahora trabaja, le pagan 500 mil Bs semanal.

Él aseguró que, para que le pueda alcanzar, ahora trabaja en un comercio “chino”.

“Ahora prefiero trabajar aquí y no estar sin hacer nada  en esta cuarentena y no depender solo del sueldo  que apenas da para 3 productos”, dijo el docente.

Tanetanae.com registró  cinco docentes deltanos que ahora se dedican a trabajar en los comercios chinos, solo en el centro de Tucupita,  para no depender solo de su sueldo. Todos ellos han coincidido en que el sector privado les ha ofrecido una nueva oportunidad en la crisis.

Loading...
Compartir