Don Homero Liñan en la CEMETCA rodeado de su pareja y amigos.

Don Homero Liñán nunca se ha sentido ni “sentado” cómodo. Sentido por las injusticias del mundo que al parecer jamás cesaran, y sentado a causa de unas almorranas o venas rectales, que producían gran incomodidad en sus posaderas.

El sábado dio el primer paso rumbo al final de esa creciente molestia, cuando fue operado en las instalaciones de la CEMETCA por ese gran cirujano que es Jean Latouff.

El mayor dolor sin embargo no ronda a mitad de camino del cuerpo, lo siente en el espíritu por cuanto se mantendrá un tiempito alejado de los micrófonos de la 92.1 FM Fe y Alegría.

Es allí cuando dijeron varios de sus amigos, “tenían que anudarle la lengua para que pueda descansar plenamente y retorne antes de lo previsto a la cabina de radio totalmente recuperado”.

Cosa difícil caballero, Don Homero es hombre de medios y una operación semi dormido con cirugía, puntos y reposo indicado de un mes, no será obstáculo para que lance sus dardos envenenados, por algo inventaron el teléfono y al hidrostato muscular de Liñán no hay jaula que la contenga, sino que le pregunten al Señor de la Oscuridad, entre otros.

Nota: Don Homero tiene muchos agradecimientos que dar y lo hará a su debido momento, sin embargo no quiso dejar pasar por alto la ocasión para reconocer su infinita gratitud al Ing. Alexander Amares, por las gestiones realizadas en aras de conseguir los recursos que le permitieran ser sometido al bisturí redentor.

 

Loading...
Compartir