Don Ramón Valencia: El Pregonero Mayor en medio de sus tres amores

18 años dedicados al oficio lo certifican, fue el Pregonero Mayor en antigüedad, rango y ventas.

Don Ramón Valencia, con 60 años y cuatro hijos, fue un hermoso ejemplo de la integridad del pueblo Warao cuando se le brindan las herramientas para poder vivir dignamente.

Jamás pidió, y pateo mas calles que ningún otro tucupitense en procura de ganarse con el sudor de su frente el pan nuestro de cada día; ojala muchos criollos pudieran decir lo mismo.

A nadie le dolió tanto Notidiario cuando dejó de circular, y a nadie le satisfizo tanto cuando resurgió y vino emparejado con El Periódico del Delta.

Víctima de una penosa enfermedad que afectó su tracto digestivo y que lo sentenció a morir en menos de tres días, se bañó las manos a diario con tinta de Notidiario, El Diario de Guayana y El Periódico del Delta, llegando a vender hasta 500 ejemplares por jornada.

Lo lloraron Fredy León y compañía, Fredy León Junior y su equipo, y hasta la Gobernadora echó una manito para su entierro.

Silencioso, con pasitos que apenas hacían temblar la tierra, más constante, intenso y laborioso, se fue con el rumor de naturaleza que todos los waraos llevan por dentro a encontrarse con Chankylon, que en el cielo hay quien escriba pero no quien venda, esa tarea le toca a Don Ramón.

Nota: El personal que labora en el Instituto radiofónico Fe y Alegría se une al duelo que embarga a su familia y enaltece la figura de Don Ramón como ejemplo a seguir para todos los waraos, que desde sus diversas trincheras han tomado la decisión de dedicarse a ejercer el periodismo. Don Ramón es figura imperecedera del diarismo deltano y luz que guía nuestros pasos.

 

Loading...
Compartir