Dr. Abraham Gómez: La lexicografía de la Deltanidad goza de buena salud

Dr. Abraham Gómez R. | Miembro de la Academia Venezolana de la Lengua | Miembro del Instituto de Estudios de la Frontera Venezolana (IDEFV)

Ya se ha vuelto una agradable costumbre expresiva mencionar en todas partes la Deltanidad como vocablo común y legítimo para quienes llevamos acendrada nuestra región.

Igualmente nos place bastante que compatriotas del resto de Venezuela, al momento de referirse a este pedazo de tierra que nos dimos para vivir, pronuncien con natural acento la categoría Deltanidad.

Por lo pronto diremos, por encontrarse el término en indetenible proceso de construcción, que la Deltanidad la hemos venido asimilando y definiendo como un concepto superior; que está adquiriendo, en sí mismo, hermosas claves narrativas que develan y proporcionan en permanente síntesis las múltiples manifestaciones existenciales de los deltanos.

La Deltanidad expone la completitud identitaria como nos damos a conocer.

Digamos, además, que al mencionar Deltanidad se devela un hermoso “tejido de piel social “que impronta con espontaneidad nuestras valoraciones, motivaciones, costumbres, conocimientos, emociones, sensibilidades, mitos, ritos, triunfos y desaciertos.

En resumen, la Deltanidad concita las respectivas vivencias, sin eludir que también atravesamos carencias.

A partir de la Deltanidad nos hemos permitido enhebrar nuestras especificidades culturales.

Hay una efervescente imantación colectiva, inexplicable. Una natural magia telúrica que dimana con el propósito de entrelazarnos con hilos de emoción.

El Delta del Orinoco se lleva, a cualquier parte del mundo, en el corazón.

Cada vez aflora un caudal inagotable y una riqueza estructurante, en todo el Delta, de un modo particular de ser y decir. Demostraciones propias de nuestra realidad en este espacio humano de Venezuela.

No somos, tampoco, la excepción. Hacemos la pertinente advertencia que la concreta manera de significar las cosas en sus actos de habla también vale para cualquier espacio o comunidad.

Sépase que del mismo modo afloran interesantes –y suficientemente estudiadas– las formas lexicales en muchos contextos culturales, regiones y ciudades de Venezuela; porque, el léxico no es un elemento estático, inamovible o impenetrable por otras corrientes o ajeno a la copresencia de términos que irrumpen, desplazan a otros con fuerza para labrarse un sitio idiomático (o dialectal) y asentarse, por algún tiempo.

Hemos disfrutado en nuestro regionalismo deltano de un bagaje geolectal en incesante crecimiento.

Gracias a la marcada influencia – y cruce vocabular —  de guaraos, esequibanos, margariteños, guayacitanos, sucrenses, trinitarios, árabes, europeos entre otras comunidades de hablantes se nos ha ido ensanchando el piso léxico semántico de la Deltanidad.

Ha sido suficientemente estudiado todo cuanto hace posible ese exquisito cultivo de relaciones sociales, afectivas y geográficas.

Se le denomina geolecto a ese mundo de vida, a través del cual se adquiere e introyecta  la lengua natural para los hablantes de ese lugar; para nutrir su registro de uso común de palabras.

Luce apreciable que, en cada uno de los ámbitos profesionales, o bajo cualquiera otra circunstancia, donde a un deltano le ha correspondido desempeñarse fuera de nuestra región, pone de manifiesto una serie de rasgos lingüísticos usados y valorados en nuestra específica comunidad de hablantes.

A manera de ejemplo, leamos y disfrutemos este trazo escritural, contenido en la obra “La Sirena de Pedernales”, de nuestro insigne d. José Balza, Individuo de Número de la Academia Venezolana de la Lengua:

“llamar a esto solo una boca, cuando el río se abre hacia Pedernales y hacia Buja, y cuando uno no tarda en costear la ruta de Wina Morena, qué locura. ¡Pocas veces el río es tantos ríos revueltos como ahora!” Así pensó el negro Matías Maguilbray, imaginando a Francisco Gibory tranquilazo en su casa…En Pedernales lo espera Cara é Palo, ese amigo bromista y trabajador…El ruido del motor es un débil quejido. Los relámpagos acentúan la oscuridad. Algo le dice que está en el centro, capeando los mosures, el violeta engañoso de los troncos y las flores flotantes. Al comienzo el viento lo ayuda, abriendo grietas, dentro del aguacero…”

Apreciemos, también, la densidad crítica y pedagógica, en el hermoso texto “Guarao versus Wáraw”, del misionero y escritor d. Julio Lavandero Pérez (+): “Resulta que últimamente a nosotros nos ha entrado el furor de un falso cultismo o un imperdonable complejo de culpabilidad y nos ponemos a escribir Warao, Wayo y Arawaimujo. A quienes utilizamos nuestro idioma guarao, como cultura, idiosincrasia e identidad propia nos duele hondamente; porque en el alfabeto de estos aborígenes, pobladores ancestrales no existe la letra w, es sólo una abstracción gramatical; y yo no estoy pontificando, desde un conocimiento especulativo fonético.”

Los vocablos una vez que se hacen cotidianos en el uso y acervo popular son asimilados y recopilados en los diccionarios de regionalismos o contrastativos; es decir, acopiados en unos inventarios de léxicos, propensos a constante actualización y comparaciones entre regiones.

Por eso queda plenamente justificado el hecho que la manera de expresarnos los deltanos nacidos y asimilados, no constituye, para nada, algo peyorativo o extravagante.

Una ilimitada dimensión de nuestra identidad regional queda plasmada en los contenidos de la arraigada popularidad que tiene la décima, como tercer género literario de la poesía, múltiple en sus diversas temáticas reforzadora de la Deltanidad.

“Maraisa, mi buen compay

vamos a hacer un sancocho,

enverdurao con topocho

del conuco e´ la comay.

Pal truco unas cartas hay

y así algo nos tomamo,

y jugando recordamo

nuestra esencia pueblerina,

con la magia campesina

ribereña del Manamo”.

                                              Autor: Elio Zamora

“Este canto alegre traje

al indígena guarao

y a ellos entusiasmao

quiero rendir homenaje.

Cantaré en su lenguaje:

Gima le dicen al hacha,

babemura es cucaracha,

omunamu es el zapato,

jojuroko es el plato,

iboma es la muchacha”

Autor: Alfredo Zambrano

“Personajes del ayer,

que engrandecieron al Delta,

el cielo les abrió las puertas,

y empiezo por Ismael,

amante de su pincel,

la espátula y acuarela,

artista de mucha escuela;

hoy todos están en la gloria.

¡Qué viva la gran historia,

del Delta y de Venezuela!

Abriendo este escenario,

nombro a Machelo Marín,

creador del tamborín,

y de la loca Agustina,

quien con cuatro y mandolina,

se daba su gran postín.

Igual fue Pedo zambrano,

cantautor, muy talentoso;

Emilio Guerra, el chistoso,

trompeta humana deltano.

Chury Jaramillo hermano.

Soto y Wilmer castillo;

Oscar Guerra hombre sencillo;

al igual Wilmer Tirado.

Todos se nos han marchado,

y aquí dejaron su brillo.

Autor: Pedro Mendoza

Difícilmente alguien que no haya nacido o vivido en el Delta del Orinoco podrá conseguir significados o referentes inmediatos de algunos vocablos del breve párrafo siguiente: “El Maraisa, con su cachimbo, canaletea en el balajú, con una chorrera de jabaos, entre Guara y Macareo. Aunque el agua, con mucha bora, le llega hasta los ñeques no teme a las marejadas; él dice que tiene añacatales patroleando; por eso, muy extraño resultará que se trambuque. Marcos Bello lo invitó a que caminara el pueblo; porque estaba más pegao a su bodega que Concho y Vitorino.

Apenas lleva a bordo una guitarrilla, yuruma, sumbí sacaíto de la macolla, una bola pisada, un tamborín y un pedazo de cagalera.

Tienen pensado saltar a un costo alto, guachapiar un monte, para montar el canarín sobre tres topias y cocinar churrunchos, pechitos y domplinas, sin mucha humatana. Uno de los carajitos, que a veces se pone carratatero, iba más contento que picao de raya, porque llevaba un volador y tetas.

Le escuchamos decir al despedirse de la gentará que promete regresar por la “ramfla” de Pueblo Ajuro, cerquita de Las Juajuas, a tiempo para besar la mano; esperar a otro hijo que hoy lo sueltan temprano, y moverse en el cambulé, aunque sea guaraliao; pero pendiente porque a veces allí se arman unas chismeras”.

Compartir contenido