Cinco décadas atrás, en la ciudad de Maturín, a través de la emisora homónima, radio Maturín, escuchaban con deleite a un niño prodigio de la música al que bautizaron “Julito Maneiro”, diminutivo de su nombre.

El que fuera una sensación en su lugar de origen se formó como médico en la ULA, donde también ejercició de músico, animando cuanto festival se le apareciera y ganando varios concursos universitarios.

Posteriormente, se especializó en el área de pediatría, rama en la que se consagró al serle otorgado el premio nacional de medicina en el 2018.

Maneiro, hijo adoptivo ilustre del estado Delta Amacuro, quiso compartir con nosotros una seria preocupación que brota de su consulta diaria.

La incidencia de la ausencia de la madre en el desarrollo afectivo y cognitivo del niño, y sus consecuencias futuras en la estructuración de la personalidad.

1.- Me ha comentado usted que ha notado un cambio sustantivo en la naturaleza de las personas que asisten a su consulta, en particular, ¿qué es lo que le preocupa?

J.M.: Algo muy curioso ha venido ocurriendo en estos últimos meses, no son las madres las que llevan los niños al control, sino las abuelas, inclusive una vez en el consultorio, con lágrimas en los ojos me dicen que tienen que llevar los niños, ya que dadas las circunstancias, las hijas se han tenido que ausentar de la ciudad a otros lugares fuera del país para sostener la familia. Producto de mis indagaciones pude enterarme que van sobre todo a Trinidad.

2.- ¿Qué consecuencias trae consigo esta separación?

J.M.: En la evolución sistemática en el núcleo del desarrollo del niño sinceramente es muy delicado, el simple hecho del niño estar al lado de su madre alimentándose del seno materno, significa muchísimo.

¿Por qué existe la relación madre-niño? El calor de la madre hacia el niño hace que su evolución de crecimiento y desarrollo sea extraordinariamente importante; por supuesto, que las abuelas quieren a sus nietos, pero nunca es igual el cariño de una madre, al cariño de una abuela.

3.- ¿Representa un peso para la abuela el hecho de tener que hacerse cargo de su nieto, tomando en cuenta que gran parte de las veces, son de avanzada edad?

J.M.: Pienso que si, aunque yo siempre he dicho que todas las abuelas se convierten en lo que nosotros llamamos popularmente súper abuelas y súper madres, simplemente por el hecho de proteger a sus nietos, a veces con dolor e infinito sacrificio atienden a sus muchachitos, pero eso no resta peso al tipo de situación  que estamos viviendo.

4.- En esos casos, ¿el papel de padre dónde queda?

J.M.: Aunque, indiscutiblemente, la relación madre-niño es muy importante, la ausencia del padre representa un vacío significativo en la concepción del hogar, como núcleo familiar constituido formalmente con la presencia del padre y la madre, que debe impulsar al niño en su etapa de crecimiento y desarrollo.

Si a la ausencia de la madre, le sumas la del padre, serán innumerables las consecuencias emocionales e incluso físicas, al somatizar las carencias psicológicas, que arrastrará ese niño el resto de su vida.

5.- ¿Incide la ausencia temporal de la madre, en la relación futura de esa madre y el niño?

J.M.: Por supuesto que sí, lógicamente, el desarrollo cognitivo del niño está estrictamente ligado al cariño maternal, o al cariño de la persona que debe estar a su cuidado.

Al pasar mucho tiempo, una vez que la madre regresa parte de esa condición cognitiva entre madre-niño se ha perdido, porque el desplazamiento afectivo se ha ido hacia la persona que lo está cuidando, en este caso, la abuela. Luego de una ausencia prolongada, el niño reconoce más como madre a la abuela, que a la propia madre.

6.- ¿Que tan elevado es ese número de casos, como para que debamos sentir preocupación?

J.M.: Es importante porque, dentro de mi consulta normal, semanalmente estoy recibiendo no menos de dos o tres casos con esa características.

Tengo entendido, que a algunos colegas también le sucede lo mismo, no podemos sacar una relación porcentual porque estamos justamente estudiando ese tema medico; es algo extraordinariamente delicado, por cuanto al afectar el crecimiento y desarrollo del niño, afecta a la sociedad en su conjunto.

7.- Algunas sugerencias válidas para la abuela, de manera que refuerce un poco la educación del niño tomando en cuenta la ausencia de la madre, y también del padre.

J.M.: La sugerencia es que le hablen todos los días a su nieto de su madre y de su padre para que no se pierda la interrelación, para que sepa el niño que realmente cuenta con su madre y con su padre, que constantemente se los estén mencionando, y si tienen la oportunidad, aunque sea por las redes sociales, traten de comunicarse directamente con el padre y la madre a diario. Es lo mejor que pueden hacer.

Loading...