Se trata de una infraestructura que inicialmente fue alquilada a comerciantes asiáticos, pero tras el cese del contrato,  ahora amenaza la vida de los residentes del sector de la avenida Guasima de Tucupita por constituirse como “guarida” de personas que delinquen.

De acuerdo a la versión de los vecinos del sector, en varias oportunidades personas desconocidas saltan las rejas para guardar los objetos robados en la parte posterior del edificio, consumir algún tipo de droga y atentar contra los bienes de las casas adyacentes a ése sitio.

Este medio pudo conocer que la edificación pertenece a una reconocida familia de árabes radicados en la capital deltana, por lo que  los habitantes de la avenida Guasima, zona del liceo Néstor Luis Pérez, instan a sus propietarios tomar medidas para esta situación no siga ocurriendo.

Loading...