Aerobar San Rafael, este si que no volverá, aseguran los deltanos de los años 70,80 y 90`s

Porque los demás ya volvieron. Si no pregúntenle a Diosdado.

Sin claridad en cuanto a la fecha de su fundación, el Aerobar San Rafael se mantuvo por más de 20 años como el salón de bailes y fiestas más reconocido de la ciudad.

En ese trasiego le acompañaron el Centro Cultural deltano, donde, en combinación con el Aerobar, presentaban por partida doble los artistas que visitaban Tucupita, un día en el Centro y al día siguiente en el Aerobar o viceversa, el Sol y Luna, la Scala algún tiempo, la discoteca Tucupita, la Dimanamo Discotheque, por último La Tortuga. El Aerobar era el preferido sin duda alguna.

Su muerte fue lenta, por etapas, se desactivó el restaurant, cada vez menos artistas y grandes minitecas vinieron a Tucupita, se crearon otros salones de fiestas en espacios más céntricos, San Rafael –la componen trece comunidades- empezó a ponerse muy peligrosa, y sus puertas terminaron por cerrarse.

Con el reservado a un costado, la sal New York New York al otro, y una inmensa pista de baile al centro no hubo quien se lo ganara. ¿Cuántos secretos encierran sus paredes?

Por allí pasaron los mejores Dj’s de la ciudad, fue de hecho una de las mejores escuelas.

Permanece en pie su estructura, funciona como depósito de materiales de un reconocido contratista, y está proyectado construir en sus espacios un hotel con salón de convenciones aprovechando la cercanía del aeropuerto.

En todo caso el Aerobar no volverá, vive en nuestros recuerdos.

 

Loading...
Compartir