La Tucupita de la década de los 40 e inicio de la década de los 50, prácticamente estaba aislada del resto del país, ya que no tenia vía de comunicación terrestre que la comunicara con los estados Monagas o Bolívar.

La primera vía de comunicación fluvial con el estado Monagas, fue por Puerto Amador; a través de esta autopista fluvial, salían y llegaban pasajeros, mercancías, bienes y servicios.

Cuando la Texas Petroleum Company, se instala en Tucupita en el año 1945, establece un puente aéreo a través de un hidroavión que acuatizaba frente a la Iglesia San José, el cual traía pasajeros y el personal técnico de la empresa, como también los productos del Comisariato.

En los inicios de los años 50, un grupo de emprendedores (los hermanos Rincones, Jesús María Marcano, Presente Rodríguez, etc.), abren una vía de comunicación hacia Barrancas del Orinoco.

Para el año de 1950, se da inicio a la construcción del Aeropuerto de Tucupita, a través del Ministerio de Obras Publicas (M.O.P). Se contrata a la empresa Ingenieros Venezolanos, Compañía Anónima (Iveca), que acomete el relleno, la construcción de la pista y demás obras civiles. El lugar escogido para tal obra, fueron los terrenos de la hacienda “La Esperanza”, ubicada en San Rafael.

Según información del Lcdo. Obdulio Lara, director actual del aeropuerto, la operatividad comercial del mismo se inicia en el año 1954, siendo gobernador del Territorio Federal Delta Amacuro, Don Gilberto Gil.

La primera empresa que comenzó a operar desde este terminal fue: Transporte Aéreo Compañía Anónima (T.A.C.A.), en la ruta Ciudad Bolívar–Tucupita.

Para el año de 1963 comenzó a operar la línea Aeropostal Venezolana, con vuelos de carga y de pasajeros cubriendo la ruta: Ciudad Bolívar–Maturín–Tucupita y viceversa.

En el año de 1980, inicia sus operaciones Avensa, en la ruta: Maiquetía–Porlamar–Guiria–Tucupita y viceversa. Por la poca rentabilidad de la ruta, se retira Avensa y comienza a prestar servicio Servivensa, con aviones Jet DC-9 (50), con capacidad para 110 pasajeros, con vuelos diarios en la ruta Maiquetía–Porlamar- Tucupita.

Para el año de 1990, se suspenden los vuelos desde y hacia Tucupita, por el hundimiento de la pista de aterrizaje, no siendo apta para aviones de alas fijas, solo se permitía el aterrizaje de helicópteros. Para ese año se instala el Comando Aéreo de la Guardia Nacional Bolivariana, anexo al aeropuerto.

En el año de 1999, inicia operaciones Avior, en la ruta Maiquetía–Carupano–Tucupita y viceversa, operando hasta marzo de 2001, esta última se retiró por la poca rentabilidad de la ruta.

A partir de esa fecha el aeropuerto se utiliza para el aterrizaje de vuelos chárter (contratados), operados por las empresas: Ruta Aérea Compañía Anónima (Rutaca), Servicio Aéreo Sucre Compañía Anónima (Sasca), Comercial de Aviación (Comeravia), y Turismo Aéreo Amazonas (TAA), en la ruta Tucupita–Canaima.

A partir de junio del 2012, se incorpora el transporte aéreo nacional con la empresa Albatros Airlines (ave del hemisferio sur, a la que le gusta mantenerse largo tiempo en el aire), en la ruta Tucupita–Porlamar, dos veces a la semana, lunes y viernes.

Nota del autor: Albatros Airlines dejó de operar seis meses después, cuando le fue aprobada la licencia de navegación aérea expedida por las autoridades venezolanas.

Por último, un avión Cessna Caravan de Conviasa, con capacidad para doce (12), empezó a cubrir las rutas: Maturín-Tucupita y viceversa los días martes, y Tucupita-Porlamar / Porlamar- Tucupita, los días jueves, a mediados del año 2018, dejando de hacerlo a mediados del 2019.

Esa fue la última aerolínea comercial, que piso regularmente nuestro suelo.

 

 

Loading...