La insistencia en solicitar el permiso de navegación y adelantar la papelería legal que se requería, rindió sus frutos. El Ángel del Orinoco demostró que tenía razón y era necesario que existiera.    

Una empresa 100% local, de corte familiar y auténticamente deltana de pies a cabeza, se ha constituido al mismo tiempo en una compañía integral, global y competitiva.

La posibilidad que brinda a casi 300 coterráneos cada mes de optar por una opción que les permita tanto a ellos cómo a sus familias gozar de un ingreso adicional que se traduzca en una mejor calidad de vida, es agradecida por miles de deltanos.

El resto lo constituye la seriedad del Ángel del Orinoco, cabal, cumplida y eficiente, es sinónimo de que si podemos desarrollar empresas orientadas a la excelencia.

Ubicala en la calle principal de Santa de Cruz y solicita sus servicios, son sinonimo de confiabilidad.

Loading...