Al cementerio nuevo se lo tragó el monte

El cementerio nuevo tiene rostro de viejo, promontorios de monte por doquier lo hacen parecer rancio y abandonado.

La cosa no termina allí, poco a poco, cuando no son violentados, los tramos laterales de metal van cediendo por obra y gracia de la humedad y de la falta de mantenimiento, hasta volver el camposanto vulnerable por todos lados.

Es una pena, está bien ubicado, goza de una amplia superficie, va creciendo ordenadito, es de creación reciente, y sin embargo lo abandonan a su suerte.

De aquí al 2 de noviembre hay que esperar mucho, y nuestros difuntos merecen mejor trato.

 

Loading...