Paradojas de la vida, «El Chapo deltano», sin necesidad de haberse evadido en tres ocasiones, pudo haber estado libre.

Sus compañeros de expediente ya lo están.

A los coautores del hecho delictivo registrado bajo la causa YP01-P-2013-006732: E. D. Sarabia Forero, J. M. Wagner Berra y A. J. Figueroa Rincones, la justicia los fue liberando.

En palabras de un reconocido jurista: «todos sus compañeros admitieron los hechos responsablemente, siendo condenados por la justicia, y ya están en la calle en libertad, porque les correspondía por ley los beneficios a los cuales tienen derecho los penados, una vez que han sido condenados y ha transcurrido un tiempo considerable…». Por cierto,ninguno ha caído en sus garras de nuevo.

Hubo una pequeña y crucial diferencia, los otros tres tuvieron paciencia, R. Hernández Montenegro, no.

El encierro se le hizo imposible, es un claustrofóbico por naturaleza, no le gusta estar enjaulado.

En el camino dejó varios oficiales sancionados, dos altos mandos en tela de juicio, el sistema de seguridad carcelario resquebrajado, la opinión pública agitada, sus víctimas conmocionadas, y el regusto de la población por los héroes del tipo que sean, que le dan banderazo a las autoridades.

«El Chapo deltano» pudo haber saldado sus deudas con la justicia, sin embargo, prefirió la libertad.

Loading...