El Covid-19 no es el problema, es un señuelo como el trapo rojo que usa el torero para distraer a su víctima; el verdadero problema está en la otra mano: LA ESPADA.

Oímos a la vuelta de la esquina a la población mundial rogando por una vacuna contra el coronavirus ¡¡¡Ya existe tal antídoto!!! Pero aplicarla sería quitarle emoción al genocidio; el torero no mata al toro al entrar, sino al final del espectáculo y, como sabemos, BILL GATES es buen torero, criminal judío pero torero.

Una vacuna es la inoculación de un virus en el humano para que el laboratorio natural del individuo genere anticuerpos y se haga inmune. Ese es el cuento que históricamente nos han vendido y los pueblos último mundistas las hemos pagado. Hemos pagado para mutilar nuestra existencia.

Hablé del foro de Davos y anoté que es un complot dirigido por el criminal más criminal de los criminales habidos en la historia criminal del mundo: Bill Gates y Belinda, su mujer. El plan es exterminar cinco sextos de la población mundial y dejar unos 500 millones más o menos controlados por el nuevo orden mundial.

Tengo claro que estoy haciendo el mismo trabajo que hizo Noé sobre el diluvio y nadie le paró bolas, pero igual os digo ¡¡¡VA A LLOVER!!! Continuará… . Buen provecho

Loading...