El Polideportivo sigue estando en muy malas condiciones

Hacer deporte en Delta Amacuro es un acto difícil para todo atleta, los escenarios deportivos que se hallan en Tucupita no cumplen con las exigencias mínimas para acoger a los jugadores, y las lesiones son un riesgo real en los “estadios” de la capital deltana.

Falta de instalaciones deportivas, inexistencia de incentivos a los atletas y carencia de materiales deportivos, son parte de la ristra de obstaculos que confrontan los atletas de béisbol, fútbol, fútbol de salón o cualquier otra disciplina deportiva individual o colectiva que se practique en la entidad. Es el mundo de lo “inexistente”.

Quienes hacen deporte, prácticamente lo realizan con las uñas, y  quienes sueñan con tener una prolifera carrera deportiva deben sudar la frente, las camisetas, y literalmente limpiar el terreno con las manos.

Esta situación se observa claramente en el mal llamado “Polidepotivo de Tucupita”, ubicado en las adyacencias de Pinto Salinas.

En su primera y última vista meses atrás, el actual técnico de la Vinotinto Noel San Vicente ya había advertido que “quien permita practicar algún deporte en este lugar es un criminal”, la afirmación lo realizó luego de caminar sobre el terreno del parque Tucupita II y el estadio de Pinto Salinas.

Al “Chita” habría que decirle que en este o en cualquier otro escenario es lo mismo, en Delta Amacuro casi todos los grandes campos están iguales.

 

Loading...
Compartir