El Dr. Abraham Gómez prologó libro «Los relatos de la abuela» de Elio Zamora «El Deltanito»

Agradezco la gentileza de Elio Zamora (El Deltanito), quien me ha invitado a prologarle su primer libro, el cual muy pronto tendrá la formal presentación en nuestra región y en toda Venezuela.

Libro «Los relatos de la abuela»

Cuentos que no son cuentos, y que en cuentos yo cuento.

Autor: Elio Elías Zamora

Prologuista:

Dr. Abraham Gómez R.

Miembro de la Academia Venezolana de la Lengua.

Delta del Orinoco, 16 de octubre del 2020

Los seres humanos llevamos la transformación a cada paso en nuestras vidas, como factor inmanente.

No nos detenemos, esclerosamente, en las cosas, en ninguna manifestación. Sin haber terminado de consolidar una realización natural, propia; ya ipso-facto estamos pensando cómo hacernos sentir, expresivamente ante nuestros semejantes. Reinventamos nuestras existencias.

De ese niño originario de la Deltanidad; que cautivó, desde siempre, por sus legítimas, reconocidas y extraordinarias dotes de cantante, hoy insurge un hombre aquilatado en valores ciudadanos y un incipiente escritor, quien nos sorprende por la versatilidad en la manera de asumir el ámbito de la cuentística, para deleite y contentamiento de sus lectores.

En este trabajo aperturista de la narratología de Elio, cada cuento conlleva todo un bagaje vivencial y experiencial, que su abuela le transmitió en espontánea y hermosa tarea de oralidad; y que él ha querido ampliar a través de relatos, en tanto testimonios imperecederos.

Hay, como es de suponer, algunos trazos estilísticos mejorables; elementos que se lo atribuimos a la condición de quien empieza en estas lides escriturales.

Auguramos la receptividad que tendrá este aporte cultural; que viene a incrementar, por su exquisitez, la producción bibliográfica en nuestro Delta del Orinoco, en los distintos géneros literarios; por cuanto, lo ponderamos como producción intelectual a partir de la sensibilidad del autor.

Basta, por lo pronto, el extracto siguiente tomado del cuento El Encantado, para dejarnos llevar por sus recuerdos, que parecen nuestros recuerdos; por cuanto, han sido vividos con similares emociones:

“…Estaba feliz y muy contento de tener tantas metras, hasta una torombola. Me gané. Tenía metras azules, cristalinas con arcoíris en su interior, huevitos, metras plateadas. Eran metras de muchos colores, de solo verlas aumentaba mi alegría. Jugábamos mientras las gratas horas de la tarde moribunda llegaban a su ocaso sin que nos percatáramos. Ya estaba oscureciendo cuando escuché la voz de mi madre decir —Elio Elías, ya está bueno hijo, ya jugó toda la tarde, así que pasé a la casa, se baña y me arregla todo para la escuela mañana…”

Podemos apreciar – y con seguridad usted también lo pesquisará cuando tenga la ocasión de leerlos— que, en este emprendimiento de creación imaginativa, nada ha resultado desprevenido y mucho menos fácil; aunque provenga de lo que alguna vez escuchó, Elio, de ese ser a quien quiso tanto; y que hoy se permite tributar su memoria con preciosas letras.

Las diégesis, es decir cada historia que se da a conocer en los cuentos, corresponden a diversas encuacuadramientos de tiempo y espacio; sin que se pierda la vertebración del propósito, brillantez y objetivo.

La invitación, desde el comienzo, es para afinar una y muchas veces la perspicacia, para ir desenhebrando tejidos desde sus símiles y ligeras metáforas, ingeniosamente construidas.

Elio, mediante su acuciosa perspectiva familiar, consigue en estas preciosas textualidades caudales de ideas y sueños entrecruzados; plasmados para armonizar y configurar belleza plena en cada cuento. Valoración estética del autor que busca adrede con intención expletiva.

Deje a un costado cualquier prejuicio distractor que le pueda estorbar la necesaria mirada a la lectura de la presente narrativa iniciática.

Propóngase, en su condición de lector, con suficiente consistencia, a descubrir los escenarios entregados, por Elio, en simbologías, y a fortalecer la identidad necesaria para con los sentimientos que explaya el autor en cada vocablo, para honrar su ascendencia maternal.

La brevedad de los cuentos es una interesante característica aquí obsequiados; con lo cual hace que tales relatos absorban toda nuestra atención y concentración. Dicho más directamente: aflora una intención de despojamiento de innecesarios elementos ornamentales o disquisitivos.

Cada personaje ha sido elucidado por el autor –así lo percibirán— para que cubra con intensidad comunicativa, energía y sentimientos el tramo de vida que le corresponde.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta