El médico Tomás Medina está libre

Habíamos predicho que su retención no duraría mucho y así fue. Este martes salió en libertad.

En realidad duró detenido una semana más de lo que habíamos pensado. Como dicen en criollo, nos “pelamos” por días.

Nunca fue tal reo, su condiciones fueron ventajosas, peor la pasaron los que detuvieron en su compañía.

Fue un asunto muy raro de principio a fin, un entuerto. Y como tal quedó.

Se trató un caso poco lógico, escasamente razonable, terriblemente extraño, más aun en tiempos de revolución.

En un sector –salud- donde abundan los perdones e incluso las restituciones y rehabilitaciones, reponiendo a las personas en los cargos de los que antes fueron execradas, lo del Dr. Tomás pareció un exceso.

Curiosamente terminaron bravos con este medio los de aquí y los de allá -siempre del lado de la revolución-, los presuntos propiciadores de la acción y los defensores de las supuestas víctimas, unos porque querían un apoyo a ultranza y otros porque no supieron o no quisieron leer entre líneas.

Culpa nuestra no es. Como dicen también en criollo, no es nuestro p…

Compartir contenido