Foto: archivo web.

La falta de dinero en efectivo, la escasez de comida y los altos precios de los productos alimentarios en Tucupita, han incrementado los casos de hambre en el estado Delta Amacuro.

Josefina Betancourt afirmó que la cruz con mayor peso con la que ha tenido que cargar en esta Semana Santa ha sido los días de hambre, junto a las preocupaciones y las enfermedades.

La señora reside en el centro de Tucupita junto a su esposo quien ha sufrido 4 ACV y padece de alzheimer. Una de las irregularidades que más ha afectado a esta pareja, es el valor económico del pescado que está siendo expendido en el mercado municipal de la capital de Delta Amacuro, a 55 y 100 mil bolívares el kilo.

Josefina Betancourt ha empezado a vender hielo y mangos en su propia casa para poder contar con una entrada económica, de no lograr expender nada en un día, se ve en la obligación de pedir dinero o restos de comida a sus vecinos, quienes generosamente les ofrecen su ayuda.

“Estoy vendiendo mango verde de mi cosecha, lo vendo en 30 bolívares, también vendo hielo para comprar algo, la cosa está dura, antes yo era gorda ahora mira como estoy”, dijo la afectada.

Loading...