El Mercal de Guayo muestra la cara del hambre y abandono en Delta Amacuro

El 24 de julio de 2018 habría sido la fecha del último embarque de alimentos con destino al Mercal de San Francisco de Guayo, una comunidad anclada en la  zona selvática del Delta del Orinoco. Ya supera los dos meses desde el arribo de comida y la despensa en los anaqueles se agotó, por lo que ahora los vecinos afirman haber entrado en el inicio de una etapa de hambruna.

Este centro de distribución de alimentos del gobierno venezolano se había constituido en la única forma de acceder a la comida subsidiada, que el común del usuario podía comprar.

Desde su inauguración, el 13 de octubre de 2014, el Mercal  de Guayo tenía como meta trasladar 15 toneladas de alimentos quincenales para abastecer a más de 48.000 personas del Bajo Delta, meta que no están cumpliendo desde mediados del año  2017, revelan los ahora afectados.

Según informe oficial, la capacidad de surtido del  Mercal de Guayo era similar a la operatividad de unas   50 bodegas móviles, pero ahora está desabastecido.

El Mercal contaba con unos 51 trabajadores, pero ahora solo tiene la mitad. Se desconoce el porqué han sido desincorporadas estas personas. Los vecinos consultados afirman no tener detalles.  Oficialmente hay un cerco mediático, nadie está autorizado,  ninguno ofrece explicación.

El estado de declive de este depósito de alimentos lo muestra también una hielera que apenas trabajó durante algunos meses, pero con el transcurrir del tiempo ha pasado a la inactividad total.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta