Objeto hallado por varios waraos en altamar / Tanetanae.com.

“El misil”, así fue rebautizado aquel objeto extraño hallado por varios indígenas waraos, cuando fueron en busca de cangrejo a la “barra” (costa) de Delta Amacuro.

Tres grupos de cuatro personas navegaban a orillas del Atlántico, cerca de la isla Tobejuba, uno de los espacios abiertos al océano que guarda secretos incontables que, en ocasiones, los mismos waraos han podido conocer, a veces por accidente.

La isla Tobejuba está ubicada en el municipio Antonio Díaz, una zona selvática que comparte acceso hacia Guyana a través del Esequibo, y con el municipio Pedernales, el norte del estado Delta Amacuro, colinda además con Trinidad y Tobago.

En este triángulo geográfico, con una población pendular entre trinitarios, guyaneses, waraos y comerciantes, en su mayoría pescadores, frecuentan una zona que a simple vista es inhóspita.

En agosto de 2014, justamente en la temporada del “jero” – periodo de la fiesta del cangrejo para los waraos -, varias familias navegaban rumbo a Jorubujo, un lugar cercano a la isla Tobejuba. Allí se toparon con un objeto de color anaranjado que, en principio, los originarios no supieron con qué compararlo, ni sabían qué era.

Este objeto estaba a orilla del Atlántico, en medio de la maleza. Para sorpresa de los waraos, el objeto emitía una luz de color roja en una parte de su superficie. “misil musabau tía” (se parece un misil), dijeron cuando lo encontraron.

De acuerdo al relato de quienes hallaron el objeto, la luz titilaba con un intervalo de tiempo muy exacto. Luego de curiosearlo,  decidieron llevárselo hasta el lugar donde buscarían cangrejo.

Así lo hicieron. Cuando debieron retornar a su comunidad, también embarcaron el ya denominado “misil”.

En varias ocasiones intentaron abrirlo sin éxito. El objeto no parecía tener empates más allá de las puntas. Es todo un cuerpo compacto que no permitía fisuras.

¿Es un misil?

Algunos días después, un grupo de trabajadores que visitaban las comunidades indígenas del municipio Antonio Díaz, fueron notificados sobre la tenencia de un objeto extraño.

Después de observar con cuidado el objeto, los waraos insistieron en que este parecía  un “misil”, como lograban verlo en la televisión.

Interés del Cicpc y funcionarios militares

La primera vez que se publicó la imagen del objeto, llamó la atención de funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Delta Amacuro, y de algunos militares. Este interés llevó a que se programara un viaje hasta el remoto lugar donde se resguardaba el objeto, pero finalmente el viaje no ocurrió.

Seis años después de su hallazgo, no existe una identificación inequívoca del objeto. Hasta el cierre de julio de 2020, no se sabe exactamente lo que es.

Lo que sí han sostenido algunos militares que han visto la foto del objeto, es que se trata de un “localizador”, que puede tener en su interior una especie de gas que le permite flotar. La luz que titila sería un  emisor de señal, que facilita dar con él, pronto.

Se presume que el objeto encontrado por los originarios, permitía a los contrabandistas de narcóticos, de armas o pagos indirectos de operaciones ilegales en divisas, ubicar de forma rápida y exacta el lugar.

Otras presunciones

Las autoridades militares han asegurado que en aguas abiertas  o zonas boscosas muy densas, es muy frecuente arrojar objetos o productos con un localizador desde un avión o un helicóptero; no es descabellado pensar que el extraño “misil” (como lo denominaron los aborígenes) de color anaranjado, haya sido una de las herramientas que en algún momento acompañó algún tipo de producto ilícito.

El lugar donde fue hallado el objeto, ha sido señalado como uno de los espacios de mayor actividad ilegal en Delta Amacuro por parte de organizaciones criminales internacionales, que tienen acceso a 3.200 caños que existen en el municipio Antonio Díaz.

Quien conoce la geografía es capaz de esconderse en cualquier esquina del entramado natural deltano, que para un desconocido sería lo más parecido a una enredadera de la cual es difícil salir.

Con el paso del tiempo, la luz que titilaba se apagó.

Loading...
Compartir