El origen del nombre Tucupita, por Juan José Jaramillo

Tomado del libro Remembranzas de Tucupita

Los nombres de los caserios, pueblos y ciudades siempre están relacionados con el fundador o fundadores; con un hecho histórico, cultural, folklórico y/o relacionado con el río que pasa por el sitio, o cualquier otra situación del imaginario popular; como también provienen de mitos y leyendas, que han sido transmitidas de manera oral a través de generaciones, que identifican y le dan los nombres a los espacios donde se ha asentado una determinada población.

El origen del nombre de nuestra ciudad capital, Tucupita, tiene varias versiones, una de ellas es la que se narra en el mito y la leyenda acerca de un cacique que vivía en las márgenes del caño Manamo con su tribu, dedicándose al cultivo, a la caza y la pesca. Según la leyenda el cacique se llamaba Tucu y a la hora del mediodía él tocaba una guarura con la finalidad de llamar a los indios que estaban trabajando en el campo, que era la hora del almuerzo; los indios cuando oían la guarura decían: – Tucu pita; Tucu pita, para indicar y señalar que el cacique los estaba llamando para la comida del almuerzo y que cesaran las faenas que estaba realizando.

El Padre Julio Lavandero de la Orden de los Capuchinos, un estudioso de las lenguas indígenas, afirma en su Libro Documentos para la historia Deltamacurense,  que en el idioma Warao existe la palabra “Tucu”, que significa mover y la palabra “Vita”, que significa puyar, traduciendo literalmente la palabra “Tucuvita”, que se traduciría como el “palo meneador”, “Palo que penetra y se mueve”, El palo puyador”; el mismo cuenta que cuando estaba haciendo el trabajo de campo y le pedía a los indios la traducción de la palabra Tucupita, estos lo miraban y se reían con cierta picardía, ya que la palabra tiene relación con el acto sexual.

El mismo investigador establece que en el idioma de la etnia  Caribe existe la palabra Kupita, que significa Turara, plantita herbácea de hojas acorazonadas o sagitadas de fondo verde, amarillo o rojo y flores ocasionales de brillante colorido, especie de cala. La Turara, es muy abundante en la región de Tucupita. Hay Turara de diversas especies y tamaños, propias de los humedales, lugares inundables y pantanosos.

Afirma el Padre Lavandero; que en la lengua Pemón existen algunas palabras tales como Tuká; Tukan; Tukpé; TuKPán; SuRupi, donde aparece claramente el prefijo Tu, como soporte del significado de abundantes T y S, fonemas que en Guarao se intercambian constantemente.

 

Compartir contenido