El perro y el tigre, reconocimiento a Juan José Jaramillo

Pompilio Monroy Perales

Para presentar este libro, necesito ayuda.  Es que necesariamente debo referirme al  autor y su método, al contenido de su obra, a su estilo y a su transcendencia, para que, efectivamente, sea una verdadera presentación. Esta puede ser crítica, acrítica, o de reconocimiento a sus merecimientos. Ya veremos.

Permítanme, entonces, invocar a la musa para que me ayude en este propósito.

¡Clío…, Clío…, Clío…, desciende a este recinto y conduce mis palabras para el autor, que aspira formar parte de tu descendencia, y también para la audiencia , por el honor de su presencia!.

Acontece, Clío, que Juan José Jaramillo desea, quiere ser escritor de Historias. Sabe que deseo que no comprometa la voluntad no se realiza. ¿No es así, Rosita? Por ello, ha publicado “Remembranzas de Tucupita”, cuyo sólo título indica un buen aporte para la preservación de la memoria colectiva de los tucupitenses, tucupiteños o tucupiteros. Hoy publica, además de “El Virus”, “El Perro y el Tigre”, colección de cuentos, relatos y anécdotas. Tiene inéditos “Historia de la Plaza Bolívar de Tucupita” y todas las historias de las comunidades desde La Horqueta hasta San Rafael. Es, también, coautor de la historia de la Catedral Divina Pastora de Tucupita. Y como si fuera poco, en su plan de trabajo contempla escribir las historias de todas las poblaciones del municipio Tucupita asentadas en las vías carreteras. Es decir, Juan José Jaramillo ha iniciado un camino, su camino de escritor de historias.

Tenemos, pues, un Historiador en ciernes, cuyo método se asemeja al de nuestro Julio Lavandero Pérez, en tanto investigan en fuentes orales, compilan y narran. No es una exageración afirmar que ambos tienen, en la metodología, sus antecesores más remotos en Heródoto, Tucídides y Polibio, los más paradigmáticos atestiguadores de todos los tiempos.

Su contenido, ya lo hemos dicho, es de carácter histórico, especialmente de Historia Local.

Como escribe en prosa, es prosaico, sin caer en prosaísmos; esto es, tiene un estilo llano, claro, directo, sencillo, coloquial, en una palabra, popular. Y aquí reside precisamente la importancia o transcendencia de sus libros. Escribe para que se le entienda.

Concretamente, en El Perro y el Tigre encontramos sus mejores elaboraciones intelectuales, llenas de respetuosas ficciones humorísticas, algunas, en 8 relatos de inspiración  cristiana y pedagógica.  Por ejemplo,  Jesucristo parrandero bailando reggaetón con una chama y disparando una magnum 757. Doy sólo este ejemplo para que se den el gustazo de leer al autor. En sus relatos se encuentran reminiscencias de las fábulas morales de Esopo y de Samaniego.

¿Esta presentación fue crítica o acrítica? No sé. Lo que sí sé es que ella es mi testimonio de los importantes merecimientos del escritor de Historias Locales Juan José Jaramillo, para ser designado mediante Concurso, Cronista de Tucupita, ciudad y Municipio.

.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta