Emergencia del hospital de Tucupita / Foto: archivo.

Si bien, la crisis sanitaria en Venezuela sigue siendo denunciada por los mismos pacientes a través de los diferentes medios de comunicación, esta recrudece entre una sociedad más vulnerable: los waraos que llegan enfermos a la ciudad.

De acuerdo con varios trabajadores del hospital Dr. Luis Razetti de Tucupita, los indígenas waraos son quienes más sufren las carencias sanitarias, cuando acuden para intentar curarse en el mencionado centro de salud.

“Si los criollos (no indígenas) sufren cuando vienen acá, no te querrás imaginar lo que significa para los waraos”, reveló una  fuente que pidió no ser identificada, porque teme ser despedida.

Según la persona abordada- quien trabaja en el hospital público de la localidad- las condiciones del indígena que acude a este espacio asistencial, es deprimente. Arriban desorientados porque no hablan el español, están sin dinero y las expectativas de que el enfermo mejore, son mínimas, porque el mismo hospital no cuenta con las condiciones de ofrecer un servicio de calidad.

“Ellos llegan (los indígenas) sin nada, llegan enfermos, y  a veces son los últimos que son atendidos, pero en verdad  me da cosa con ellos, porque andan solos, sin que nadie los oriente, los ayude, les traduzca.

Culturalmente, la movilización de los padres de una familia warao, implica que todos sus miembros acudan también a ese destino, así, cuando  un indígena se enferma, todos acuden al hospital.

Un grupo de waraos aguardaban a las afueras del hospital de Tucupita el pasado jueves a la tarde, estaban sentados en  el piso, y cuando fueron consultados (en el idioma warao) acerca de la atención en ese centro asistencial, revelaron que “no hayan qué hacer ante tanta desesperación”.

  • Yatu sina isiko tamatika ja?
  • Mauka isiko, tai nobaraya.
  • Yarokota miae dijana, najoro, tane?
  • Ekida, mate yarokotatu tai minaja, oko Caigualiatamo. Ka obonona kabau tía.

Fue el diálogo entre un periodista de Tanetanae.com y una madre de familia warao. Ella dijo no haber comido, que un médico aún no los había atendido y que son de El Caigual, una comunidad rural-originaria del municipio Tucupita.

En el estado Delta Amacuro, la autoridad única en materia indígena recae sobre la responsabilidad de la ciudadana Kariela Aray, no obstante,  apenas se le ha visto postear actividades netamente políticas y de carácter deportivo, a través de sus redes sociales.

Hasta ahora no se ha conocido, al menos no públicamente, un plan de abordaje a las comunidades indígenas waraos, en materia de salud y  alimentación, dos temas carentes que ha vulnerado la existencia del aborigen.

El caso de la familia de El Ciagual, es apenas uno, de los múltiples que pueden notarse en la ciudad de Tucupita, el Delta es grande, y existen waraos en la inmensa  selva.

Loading...
Compartir