Un faro de río en el sector Boca Grande en Delta Amacuro | Tanetanae.com.

En el Delta también hay un triángulo que es de vida o muerte.

La inseguridad en el río Orinoco tuvo su mayor auge entre junio y octubre del año 2018, dejando  heridos y fallecidos en diferentes hechos que ocurrieron en puntos muy cercanos a la Boca de Macareo y Santo Niño, en el municipio Tucupita.

En el historial delictivo acaecido en el río Orinoco, existe la eliminación total de una banda de presuntos delincuentes por parte de otro grupo de civiles armados con mayor poder, si de ilegalidad se hablare.

Los sectores de mayor peligro ya habían sido identificados por las mismas víctimas: Isla del Norte, Boca Grande en el municipio Tucupita, y zonas cercanas a Santa Catalina, en el municipio Casacoima, sectores concatenados por el Orinoco.

Este triángulo, donde se ejecutan robos y otros tipos de ataques, presenta mayor actividad hamponil en los meses de marea alta y diciembre, cuando se hace efectivo el pago de los “aguinaldos”.

Un repunte registrado durante junio y octubre, tuvo su epicentro en la comunidad de Santo Niño, pero con la diferencia de que el hampa fue más agresivo, con aparente poder de fuego superior a los antiguos atacantes.

La inexistencia de vigilancia de los ríos deltanos y los sectores preferidos por los delincuentes, facilita los ataques, coinciden las víctimas.

Loading...
Compartir