Ing. Alexander Amares, el único ratificado

Amares es un deltano atípico, parece más bien andino. Respetuoso, formal y familiar, conductas equidistantes del gentilicio oriental, pasaría fácilmente por tachirense o merideño. Si algo le faltaba al coctel, es sumamente cristiano.

La gobernadora lo premió de una forma singular, a diferencia de muchos de sus colegas pasará la navidad tranquilo y sin nervios, sabe que esta ratificado.

Sumamente técnico y operativo, es amigo de los desafíos y retos que le plantean las grandes obras de ingeniería y los sistemas (informático, administrativo, laboral, etc.), que conforman el entramado gubernamental. Son como cubos de Rubick para él.

Un poco “quemado” por su propensión al diálogo, se ha replegado un poco, la actitud esquiva y grosera de muchos de sus paisanos al momento de entablar una conversación en medio de una de las tantas mini crisis, que sacuden al gobierno a causa de la tardanza en recibir recursos para solucionar los problemas que se van presentando y la escasez pronunciada de muchos rubros, han hecho mella en su humanidad confiando un poco más en la actitud disuasiva de los cuerpos de seguridad.

Es, además, líder de una legión de correligionarios en el ámbito de la ingeniería, que siguen a pie juntillas su causa, casi con la devoción que se le tiene a un “Gurú”.

Por lo pronto seguirá en su cargo, cubre el flanco gerencial que libera de responsabilidades a la gobernadora para dedicarse a la política, con relación a su postulacion a cargos de elección popular continua de primero en el bullpen, la primera mandataria lo tiene de bateador salidor, por más que a TB no le guste.

Prospero año nuevo Amares.

 

 

 

Loading...