El día estaba bastante nublado, una pertinaz lluvia caía sobre Washington esa mañana,  cuando el Dr. Watson sale del hotel donde se había hospedado, se para en la acera a esperar un taxi que lo deje en las cercanías del Departamento de Estado, su idea original había sido irse caminando hasta el metro, para pensar un poco más en los detalles del informe que le presentaría al Dr. Walter Thompson, General del Ejército de Estados Unidos de Norteamérica, Jefe de Oficina de Asuntos Especiales y Seguridad Interna del Departamento de Estado, oficina a la cual estaba adscrito el Centro de Investigaciones Biológicas y Bioquímicas.

Al llegar a la oficina de Asuntos Especiales y Seguridad Interna, ubicada en el sótano 3, fue recibido por la secretaria: – Buenos días Dr. Bienvenido; enseguida lo anuncio con el director.

A los pocos minutos, la secretaria abre la puerta.

-Dr. El director lo espera.

Le sale al encuentro un hombre alto, de contextura fuerte, que pisaría los 60 años, un cuerpo bien conservado por continuas visitas al gimnasio, pelo canoso cortado al estilo militar, vestía un flux azul claro, con camisa blanca y corbata que combinaba con el conjunto. Le tiende la mano y le dice:

-¡Hola Dr. Watson, ¿Cómo está usted? ¿Cómo está funcionando el Centro de Investigaciones? Le di prioridad a su solicitud de audiencia, debe ser muy importante la información que va a presentar para trasladarse de su centro de trabajo hasta Washington.

El Dr. Watson le responde.

-Gracias Dr. Thompson, por darle prioridad a mi solicitud de audiencia, el informe que le voy a presentar es de vital importancia para la salud del pueblo norteamericano.

-Me sorprendió su llamada y la urgencia de su solicitud para que lo recibiera. ¿Qué problemas tiene o confronta el Centro de Investigaciones Biológicas y Bioquímicas que lo hacen trasladarse hasta esta oficina? Pregunta el Dr. Thompson.

El Dr. Watson, responde.

-En el centro de Investigaciones Biológicas y Bioquímicas, se ha presentado una irregularidad que me llena de preocupación, ya que ha habido una fuga del virus  H1N1, que comúnmente se le conoce como gripe porcina.

Lo interrumpe el director de la oficina de Asuntos Especiales y Seguridad Interna.

-Tengo entendido que ese virus es inofensivo, no ataca al ser humano.

Le contesta el director del Centro de Investigaciones:

-Es cierto que el virus de la gripe porcina es inofensivo para los seres humanos, pero el virus ha sufrido una mutación, mediante un proceso llamado reclasificación, creando una nueva cepa viral, formada por una cepa de gripe humana, una cepa de gripe aviaria y dos cepas de gripe porcina, formando una estructura genética, que ha adquirido características que permiten su transmisión a los seres humanos, también ha modificado su estructura para impedir que las defensas del organismo actúen con eficacia, ocasionando que la nueva cepa viral ataque con mayor efecto nocivo a la salud de las personas.

Al oír la explicación el Dr. Watson, los ojos del director de la oficina de Asuntos Especiales y Seguridad Interna, brillaron con un destello de curiosidad e interés.

-¿Cuándo detectaron esta nueva cepa viral? Pregunta el Dr. Thompson.

-A través de los obreros que laboraron en ese turno, quienes fueron infectados por el nuevo virus AH1N1. Le responde el director del centro d investigaciones.

-¿Entre estos obreros hay algún estadounidense?, vuelve a preguntar el Dr. Thompson.

-No, todos son mexicanos, le contesta el Dr. Watson.

Vuelve a tomar la palabra el director de la oficina de Asuntos Internos y Seguridad Interna.

-Aplicaron el protocolo de seguridad que se sigue en estos casos, los aislaron, los pusieron en cuarentena, les dieron algún tratamiento para evitar un posible brote epidémico.

-Solamente a uno de los obreros, los demás no los pudimos ubicar, ya que habían viajado a varios estados de México y uno viajó a San Diego, en el estado de California, le dice el Dr. Watson.

Pregunta el Dr. Thompson:

-¿Algún otro país conoce de este nuevo virus y de los obreros contaminados?

-De la nueva cepa viral le hemos informado a algunos centros de investigación de los Estados Unidos, Europa, Australia y Brasil, pero, de los obreros contaminados se ha mantenido en secreto, esta información está reflejada en estos dos informes que tengo en mi poder, uno que le voy a entregar y el otro quedara en mi poder. Le contesta el director del centro.

Toma nuevamente la palabra el Dr. Thompson y pregunta:

-¿Cree usted, Dr. Watson, que este nuevo virus pueda causar una epidemia general, hasta transformarse en una pandemia?

Le contesta el Director del centro de investigaciones:

-Es posible, pero si damos la voz de alarma e informamos a la organización mundial de la salud (O.M.S) y a la oficina Panamericana de salud, para que les informen a sus países miembros, en especial a la República Mexicana, de la elevada toxicidad de esta nueva cepa viral, existe la posibilidad cierta de un control temprano de una posible epidemia los países miembros de estas organizaciones tomaran medidas para evitar el contagio y la transmisión del virus, evitando la muerte de gran cantidad de seres humanos.

El Dr. Walter Thompson, se queda pensativo unos instantes, pensando la próxima pregunta que le haría a su colega:

-Dr. ¿Qué tiempo tienen ustedes, haciendo investigación con cepas virales, para crear nuevos virus que sean altamente contagiosos y patógenos para los seres humanos?

Le responde el Dr. Watson:

-Desde hace mucho tiempo, estamos desarrollando esta línea de investigación, sin éxito alguno en cuanto al virus H1N1.

-Es decir, ¿Sus investigadores no han podido  hacer este proceso de reclasificación para que se combinen en la forma en que lo hacen las cepas de gripe humana, aviaria y porcina? Pregunta nuevamente el Dr. Thompson.

Contesta el director del centro de investigaciones:

-Este proceso de mutación del virus H1N1, la reclasificación de estas cepas virales, para formar este coctel molotov, no se ha podido hacer en laboratorio, porque no conocemos el mecanismo mediante el cual se produce esta compleja combinación, la cual da como resultado un nuevo virus altamente contagioso y peligroso para los seres humanos.

Sigue preguntando el jefe de la oficina de asuntos especiales y seguridad interna:

-Dígame Dr. ¿en el centro de investigaciones biológicas y bioquímicas, tienen vacunas o antídotos contra esta nueva cepa viral, que lo podamos utilizar para inmunizar a las personas contra esta nueva influenza gripal?

Responde nuevamente el Dr. Watson:

-No tenemos ninguna vacuna o antídoto contra esta nueva etapa viral (AH1N1), pero nuestros investigadores están trabajando en esa dirección, buscando un virus vacunable que inmunice y contrarreste la acción contagiosa y virulenta de este nuevo virus.

Los dos hombres se quedan en silencio, como sopesando y clarificando sus ideas, uno esperando la decisión tomara el otro, con respecto al informe que acaba de presentar. Al rato toma la palabra el jefe de oficina de asuntos especiales y seguridad interna, se dirige al Dr. Bob Watson, en los siguientes términos:

-Mire Dr. a partir de este momento este informe pasa a la categoría Top Secret (Alto Secreto de Estado), no debe ser divulgado, ni conocido por personas o instituciones no autorizadas, dentro o fuera de Estados Unidos de Norteamérica. Esta oficina se hace cargo de él, nombrara un equipo para hacerle seguimiento a la evolución del virus AH1N1, para conocer su poder de contaminación y transmisión entre los seres humanos, su nivel toxico y su índice de mortalidad.

No se dará ninguna clase de alerta, ni se le informara a ninguna institución a nivel de las naciones unidas u otros organismos multilaterales, vamos a dejar que evolucione la epidemia a escala mundial. Esta pandemia que se va a presentar, nos servirá de laboratorio experimental, en cuanto a la utilización del virus AH1N1, como arma biológica, en caso de conflictos con cualquier potencia o bloques de potencias que existen en el mundo y traten de agredir a Estados Unidos. Personalmente le informare al presidente y al pentágono de la decisión tomada. Manténganme informado sobre la marcha de la investigación para crear una vacuna que neutralice la toxicidad del virus AH1N1.

Al terminar de exponer la decisión que ha tomado, se pone de pie para dar por terminada la audiencia solicitada. El Dr. Bob Watson, toma la palabra y hace la siguiente exposición:

-Dr. Watson, parece que no ha analizado la gravedad de la situación, si se produce una pandemia, como creo que va a ocurrir, habrá cientos y miles de muerto, ya que el principal vector de transmisión del virus es el aire y ningún país está preparado para combatir esta nueva cepa viral. Aun el pueblo norteamericano se verá afectado por la influenza gripal.

-Dr. Watson, en sus manos y la de sus investigadores esta evitar que el pueblo norteamericano sea afectado por este nuevo virus, solicíteme todos los recursos necesarios para desarrollar un virus vacunable que inmunice a los norteamericanos contra esta influenza gripal. Le contesta el jefe de la oficina de asuntos especiales y seguridad interna.

Se pone de pie y le tiende la mano al Dr. Watson y le dice:

-Gracias Dr. Watson, que tenga un buen día.

 

 

 

Loading...