El Virus (VII): Epílogo, por Juan José Jaramillo

Estaban reunidos los Doctores Walter Thompson, jefe de la oficina de Asuntos especiales y seguridad interna; Bob Watson director del centro de investigaciones biológicas y bioquímica y el equipo multidisciplinarios que había participado haciendo el seguimiento a la pandemia mundial causante del virus AH1N1 o gripe A, como la había bautizado la organización mundial de la salud. El objetivo de la reunión era conocer y analizar el informe final presentado por el equipo de monitoreo designado para tal fin.

Toma la palabra el Dr. Thompson y dice lo siguiente:

-Gracias por su asistencia a esta reunión, donde estaremos analizando el informe presentado por el equipo de científicos designado por esta oficina de asuntos especiales, a fin de hacerle seguimiento a la pandemia decretada por la organización mundial de la salud.

Sigue disertando el Dr. Thompson:

-De acuerdo a las conclusiones a que llegó el equipo de especialistas que hizo el seguimiento a nivel mundial, la tal gripe porcina o virus AH1N1, resultó ser un simple catarro común, los pronósticos que hicieron los organismos internacionales en materia de salud, sobre la toxicidad del virus, su capacidad de contaminación y su índice de mortalidad, no se cumplieron.

Interviene el Dr. Watson en los siguientes términos:

-Dr. Thompson, el índice de mortalidad de esta nueva cepa viral estuvo por encima estadísticamente de lo esperado; un catarro o gripe común oscila entre el 1% y el 4%, pero la gripe causada por el virus AH1N1, superó al 8%, uno de los países más afectados fue la República de México.

Le responde el jefe de la oficina de asuntos especiales:

-Dr. Watson, para nosotros este índice que menciona es muy bajo, esperábamos que esta nueva cepa viral fuese más toxica y letal para el ser humano. Recuerde que no se dio la voz de alerta a nivel mundial, para que se desarrollara y se expandiera el virus, para así conocer su toxicidad e índice de mortalidad; si el virus AH1N1 tenía una gran capacidad de destrucción entre los seres humanos, se podía utilizar como arma biológica.

Toma la palabra nuevamente el Dr. Watson:

-Dr. Thompson, de haber dado la voz de alerta a nivel mundial, los países hubiesen tomado las medidas pertinentes para disminuir el índice de mortalidad en sus respectivos naciones; al no asumir esta medida se puso en peligro la salud del pueblo norteamericano.

Al oír estas palabras el jefe de la oficina de asuntos especiales y seguridad interna, arrugó el entrecejo, sus ojos parecían dos rendijas y en sus labios se formó un rictus de disgusto, su voz se hizo dura al responderle al Dr. Watson.

-Dr. ¿Usted es un científico o un hermanito de caridad? Esta pandemia era una excelente oportunidad para experimentar a escala mundial el grado de toxicidad y el índice de mortalidad de esta cepa viral en los seres humanos, al tomar la decisión de no dar la voz de alarma a los organismos de salud a nivel internacional, lo hicimos pensando en la seguridad y defensa de Estados Unidos. La seguridad y defensa del país está por encima de cualquier otra consideración que se pueda tener; que nos importa unos muertos más o unos muertos menos, con tal de garantizar y salvaguardar la seguridad de Estados Unidos.

Continúa el Dr. Thompson:

-La seguridad en materia de salud del pueblo estadounidense, como consecuencia de esta cepa viral, nunca estuvo en peligro, ya que la CIA a través de sus laboratorios, ya que había elaborado una vacuna que inmuniza al ser humano contra esta cepa viral (AH1N1). Usted participó en el equipo de científicos que convocó la organización mundial de la salud, elaborando una vacuna contra esta cepa viral, produciendo millones de vacunas, las cuales están almacenadas a la orden de la OMS; no la han distribuido porque el virus no es tan toxico y mortal como se lo habían imaginado, me parece que la OMS, se apresuró un poco al decretar la pandemia mundial.

Al concluir su intervención, dice lo siguiente:

-Muchas gracias por su presencia en esta reunión, al Dr. Watson y al equipo que trabajó haciendo el seguimiento y monitoreo al virus AH1N1. Creo que debemos seguir investigando, para crear a través de la mutación nuevos virus que puedan ser utilizados como armas biológicas que sirvan y sean utilizados para la defensa y seguridad de Estados Unidos de Norteamérica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta