I

Ser miembro de una selección nacional 12 años no es cosa fácil. Al contrario, es una tarea extremadamente difícil, casi de supervivencia.

Son más de 4.000 días con numerosos tiburones en el estanque “latiéndote en la cueva”, tratando de ocupar tu lugar. Si te duermes pierdes.

Más meritorio aun es hacerlo proviniendo del segundo estado con menor densidad poblacional de Venezuela, lejos de las potencias nacionales y de los grandes escenarios deportivos, en la más absoluta periferia.

Elías Marcano fue protagonista de esa gesta. Miembro destacado de la generación de los olímpicos, momento estelar del deporte deltano, cuando tres de nuestros luchadores acudieron a las olimpiadas de Atlanta 96, consolidando una epopeya que había arrancado unos 20 años atrás, al pisar por vez primera el gimnasio cubierto de Tucupita.

Si algún día el tricolor de Venezuela y el vinotinto de nuestro estado se vieron a través de las pantallas de televisión del mundo, y pudimos observar un paisanito de a pie, de esos que nos encontramos a diario, siendo mencionado en lenguas distintas, entreverándose con apellidos de extrañas cacofonías, fue el día que Elías Marcano, Antonio García y Emilio Suarez, pisaron la lona de un magno recinto en EEUU.

Ese mes de julio fueron dioses terrenales en un Olimpo, que jamás había sido pisado por un coterráneo y que, por los vientos que soplan, tardará mucho en volver a pisar.

II

David Gómez continúa removiendo el pasado, ese espacio de tiempo que en el deporte, más que en ninguna otra actividad humana, instaura los patrones del futuro.

Los logros, las medallas y los trofeos son listones ante los cuales sucumbimos o batallamos por superar. Se es mejor o peor, nunca igual.

En ese rescate de la memoria entrevistó en su programa radial “Deporte en casa”, en radio Fe y Alegría Noticias 92.1 FM, a Elías Marcano, el gladiador imbatido de la década de los 90, que en compañía de numerosos luchadores del patio, impuso una dictadura en Venezuela, que ni antes ni después han logrado igualar.

Decir Lucha en el país era decir Delta Amacuro, y si alguien quería calibrar su capacidad y ascender un peldaño en el ranking nacional, tenía que venir a la tierra de agua y batirse con uno de los nuestros. Si no lo hacía, su performance estaba incompleto; si lo hacía y triunfaba, quería decir que era “muy” bueno.

Hoy en día ya no es así, sin embargo, las bases están y la posibilidad de que vuelva a ocurrir existe. Es cuestión de empuje gubernamental y… tiempo.

        

III

Transcripción: Loris García (Aobonona Eku Publicidad)

1.- ¿Cómo ha sido tu trayectoria en el ámbito deportivo?

EM: Desde los 8 años aproximadamente, he quemado todas la etapas habidas y por haber en el deporte, y creo que eso es lo más importante, ir quemando las etapas porque lo crucial no es llegar a la meta sino mantenerse, y mantenerse en una selección nacional durante 12 años no es fácil.

De mis logros como atleta estoy contento y satisfecho, mi familia también lo está, ya que me apoyaron siempre en todos mis eventos deportivos. Desde los 8 años me inicie en la lucha olímpica y empecé a asistir a los campeonatos nacionales, quedando siempre campeón en los nacionales infantiles, 3 veces campeón en los nacionales juveniles, campeón de los juegos bolivarianos, medalla de oro en los juegos centro americanos, medalla de plata en los juegos suramericanos, medalla de bronce en los juegos panamericanos y en muchos eventos internacionales.

Tuve la oportunidad también de ser representante en los juegos olímpicos, que es el mejor orgullo que puede tener un atleta, asistir a los juegos olímpicos. Cumplí mi meta trazada en el deporte, mi ruta como dirigente deportivo, como entrenador y hoy en día sigo trabajando para el deporte.

2.- Tomando en cuenta que fuiste a unas olimpiadas, ¿cuándo ha sido más difícil clasificar a unos juegos olímpicos, antes o ahora?

EM: Yo creo que era más complicado antes, porque no teníamos los recursos necesarios para asistir a esas grandes ligas, hoy en día se van hasta 4 y 5 meses de gira a los centros de entrenamiento olímpicos de cada uno de esos países. Nosotros no tuvimos esa gran oportunidad, si no que después de estar clasificados nos dieron los boletos y la gira para asistir a la preparación ya en la etapa precompetitiva. Para aquel entonces era más difícil y ahorita con la nueva tecnología, apenas llegamos a un país ya saben a que van, que harán, con quien contenderán, estudian sus rivales, comparan entrenamientos, y antes no, ni siquiera sabíamos cuando regresábamos.

3.- Hemos observado que muchos atletas de la lucha olímpica han emigrado, como es el caso de Ediel Silva, al que no volvimos a ver en un combate y que era una esperanza de lograr un boleto olímpico, de igual forma otros que se han dedicado a otras actividades y no continuaron en el deporte ¿qué opinas sobre eso?

EM: Es muy lamentable esa referencia a la cual hablas, es un gran talento, era la carta fija para estar en esos juegos olímpicos que se avecinan, pero sabemos la situación que vivimos nosotros en la asociación de Lucha. Hoy en día este joven talento de la lucha se dedica a la ganadería, porque creció en ese mundo de la ganadería y la agricultura. La mayor parte de esos atletas han emigrado y es muy lamentable decirlo, pero aquí seguimos batallando por el deporte y no pienso irme de mi país, la pelea es aquí convenciendo a la gente de que las cosas van a cambiar.

4.- Tuviste un percance en las Glorias Deportivas, ¿regresaste o definitivamente quedaste fuera?

EM: Todavía estoy fuera de las Glorias Deportivas, nadie tuvo la deferencia de volverme a incluir, pero yo lo dejo todo para con Dios. No saben el dolor y el sufrimiento que tiene un atleta para conseguir esos grandes méritos.

5.- ¿Tienes aspiraciones de presidir la asociación de Lucha nuevamente?

EM: Ya esa es una etapa quemada. En esta vida he logrado mucho como ser humano, no ha sido fácil pero lo he conseguido con base en el trabajo y el sacrificio. Ya vendrán muchos que podrán encargarse de la asociación. Vendrán otras etapas por quemar y hay si estaré yo al frente para defender el deporte.

Elías Marcano, entre sus palabras finales comentó acerca del abandono de los espacios deportivos del estado, una situación que ha traído como consecuencia que atletas de diferentes disciplinas deportivas dejen de asistir a sus entrenamientos debido a las malas condiciones en que se encuentran, es por ello que “el gobierno regional debe rehabilitar estos lugares para que los muchachos sigan en competencia y continúen trayendo grandes méritos al estado”.

IV

Elías Marcano, uno de los deltanos indestructibles de la década de los 90´s

Por: Tane tanae | Junio 20, 2018

El primero de marzo de 1971 marca el inicio de una vida de uno de los atletas más exitosos en la lucha del estado Delta Amacuro; Elías Marcano se convertiría en uno de los invencibles de la década de los noventas junto a nóveles luchadores que levantaron, incluso, la bandera de Venezuela en tierras extranjeras.

Nueve años después de su nacimiento, es decir, en 1980, Elías Marcano, dio sus primeros combates de lucha. Primero como un curioso de la disciplina y después como aprendiz, gracias a Hermes Tochón, familiar de Marcano que ya practicaba la lucha.

Todo inició en el viejo gimnasio de lucha de Tucupita (hoy Luis Malinda Rojas) junto a más de 300 atletas que se forjaban de manera habitual en sus instalaciones, como si de una fiebre se tratara, y duró hasta 1999, recuerda Elías Marcano al hablar de sus inicios.

La disciplina, la responsabilidad, el apoyo de la familia y la guía cercana de su tío fueron moldeando al futuro atleta de alta competencia. Entre el 2011, 2012 y 2013, entrenó a luchadores de la selección nacional y tuvo logros importantes.

Ha sido uno de los pocos deltanos que ha vestido el tricolor nacional en grandes competencias internacionales, entre ellos los juegos olímpicos (EE.UU – Atlanta 96).

50% de la selección venezolana para Atlanta 96 fueron deltanos

En 1996, atletas deltanos en la selección de lucha de Venezuela se midieron ante los grandes de varios países en Atlanta, Estado Unidos. Este selecto grupo estuvo conformado por seis luchadores, tenía entre ellos a tres deltanos: Elías Marcano, Antonio García y  Emilio Suarez, una constelación de estrellas que lograron medallas.

“Desde 1990 hasta el 2000, nadie le ganaba a Delta Amacuro, mandamos durante diez años”, recordó con orgullo, Elías Marcano.

Actualidad de Don Elías Marcano

Hoy es profesor de Educación Física en la Escuela de Talento del estado Delta Amacuro. Sigue forjando a nuevos atletas, aun en medio de las dificultades, uno de ello, es la falta de una buena nutrición porque, “(…) un atleta debe quemar calorías al entrenar, y si al llegar a su casa, no hay nada para comer, no puede recuperar lo que pierde (calorías)”, explicó Marcano al referirse a las grandes dificultades que hay para forjar a los nuevos campeones. Aun así, no pierde la esperanza.

Sobre su casa y apoyo del gobierno en tiempos de Carlos Andrés

En los juegos nacionales de Barcelona en el estado Anzoátegui, logró medallas de oro, y motivó la entrega de una casa (donde vive actualmente), por parte del gobernador Emery Mata Millán, siendo Presidente de la República, Carlos Andrés Pérez; porque era una promesa del Ejecutivo Nacional, que incluyó una beca.

Hoy se siente perseguido por sus ideas que contrarían a quienes tienen las riendas del poder en Venezuela, y cree que los han desvalorado; pero a su vez, se siente querido y reconocido por el común de la gente.

 

 

Loading...