Uno de los comunicadores sociales más cerreros que tuvo el Delta, dejó de existir.

Hombre crítico, de choque, sin pelos en la lengua, fue combativo de principio a fin.  

Director de prensa institucional de la alcaldía de Tucupita, destacado activista político, organizador de eventos musicales, empresario del café, determinado y pujante, se despidió cuando más aportaba a su familia y al Delta.

Con grandes proyectos en mente, a punto de consolidar su factoría cafetera, con mucho para dar en todos los ámbitos, era un imprescindible, de esos que entregan a diario lo mejor de sí.  

Hoy lo despedimos con dolor, damos un sentido pésame a los suyos y manifestamos con total razón, que deja una profunda huella.

Dios lo tenga en su Santa Gloria.

Loading...