Foto: entornointeligente.com

Hasta el veintiuno de enero del año 2016, se reportaban 12 casos sospechosos del virus en todo el estado Delta Amacuro, según información oficial de la Dirección Regional de Salud. Para el tres de febrero, se contabilizaban 45 los pacientes en observación por presentar  síntomas característicos del Zika, y este viernes, ascendió a doscientos veinte los posibles convalecientes.

La coordinadora regional de Epidemiología, Norelis Moreno, reveló este viernes que ya ascienden a 220 los casos sospechosos del virus sin que hasta ahora el Instituto Nacional de Higiene haya  aportado alguna confirmación.

Los casos sospechosos repuntan en los municipios que se han caracterizado por presentar un  terreno no anegadizo, en este caso: Tucupita y Casacoima. Para el caso del ayuntamiento capitalino, los focos infecciosos  se concentran en las parroquias San Rafael y Leonardo Ruiz Pineda. Entre los pacientes bajo vigilancia médica se encuentra una fémina embarazada, que según informes médicos, está fuera de peligro.

Moreno enfatizó en la lucha que desde el ente oficial han emprendido conjuntamente con las comunidades y las instituciones educativas desde el punto de vista preventivo; eliminando potenciales criaderos de mosquitos y creando conciencia.

Consultada por las jornadas de fumigación en los centros residenciales, explicó que una vez que se  detecta el posible eje infeccioso, notifican al departamento de Salud Ambiental para que los mismos emprendan una etapa de repelente químico en los sitios.

“A pesar de  que no contamos con los equipos necesarios para la fumigación, hacemos todo lo posible para que Salud Ambiental aborde todas las comunidades, es importante resaltar que esta práctica no es tan importante, ya que el verdadero problema está en los criaderos de mosquitos, y en gran medida depende de nosotros mismos”, concluyó la responsable de la Dirección Epidemiológica de Delta Amacuro.

 

 

Loading...
Compartir