Varias canoas surcan al atardecer en Guayo, Delta Amacuro / Tanetanae.com.

Varias embarazadas han arribado hasta Tucupita en canoas y  remos, porque consideran que recibirán atención médica cuando les corresponda dar a luz, una abordaje que aseguran no tendrán en la selva.

La falta de insumo y personal médico en los ambulatorios de las diferentes comunidades de municipio Antonio Díaz, en la selva del estado Delta Amacuro, obliga a las indígenas embarazadas a remar por varios días hasta Tucupita,  donde prefieren dar a luz.

Aun cuando las poblaciones indígenas tienen un centro de salud, estos no cuentan con insumos ni equipos médicos para atender a las embarazadas, por lo que ellas se ven en la obligación de remar en canoas hasta la capital deltana, para recibir atención.

Una familia indígena procedente de la parroquia Santos de Abelgas, reveló que tuvieron que traer a su hija de ocho meses de embarazo, en canoas hasta Tucupita, porque en el ambulatorio de su comunidad padece de carencias.

Los aborígenes emprendieron un viaje de tres días en canoas, para llegar a la capital del estado Delta Amacuro.

“Tuvimos que traerla, porque allá no hay nada”, dijeron los padres de la muchacha.

La embarazada también tuvo que ayudar a remar, en el caudaloso río Orinoco, bajo el sol, la lluvia y la inseguridad.

“Ella también tuvo que ayudar un rato, estábamos agotados”, dijo una de las personas que arribó a Tucupita el pasado miércoles.

Las carencias generalizadas están obligando a los indígenas de sus tierras, hacia otros lugares, incluyendo otros países. El lunes se conoció que funcionarios militares de Venezuela detuvieron una caravana de canoas, con  aborígenes que intentaban huir de sus realidades, rumbo a Brasil, donde miles de sus paisanos están.

Loading...
Compartir