Emeri en casa

Emeri Mata Millán volvió por sus propios pies. Con dificultades para caminar, hoy fue dado de alta.

Regresó a casa, repuesto y animado. Al igual que a todos le afecta la crisis y padece calamidades.

Ya no levita sobre los suelos ni perdió contacto con el mundo exterior, ahora se desplaza sobre tierra firme. También sobre las arenas movedizas del olvido y la traición.

Hace dos décadas que es un hombre de carne y hueso. Aquel que fuera intocable, se ha vuelto accesible y frágil, despojado de su aura de imbatibilidad.

En vista de su condición de honorable anciano y persona acreedora del profundo respeto que profesó hacia los demás y que hoy merece de vuelta, recibió el apoyo del Ejecutivo regional.

La Dra. Lizeta Hernández, ordenó su ingreso a una clínica privada y allí se recuperó. A juzgar por su lucidez, tenemos Emeri para rato.

El “Comanche”, erguido y dispuesto a ganarle una nueva batalla a la parca, continuará dando clases de política, materia eximida hace rato y en la que no hay quien le gane.

Bendiciones y larga vida.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta