Emery no murió

Otra vez lo “mataron”.

Por enésima vez, dijeron que había muerto, cuando es falso de toda falsedad. Más bien mejora paulatinamente, física y psicológicamente, sobre todo luego que exámenes practicados recientemente descartaran la presencia de cáncer de próstata.

El exgobernador está nuevamente en su casa, ahora en silla de ruedas, totalmente lúcido y con deseos de seguir asesorando a la oposición en este nuevo proceso electoral.

El maestro de la política siempre ha estado rodeado de mitos, leyendas y fantasías urbanas, y esta vez no fue la excepción.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta