Foto: Alexandro Mendoza.

Teódulo Alexis Medina habitante de la comunidad, Araguaimujo, localidad que está ubicada a unas tres horas vía fluvial desde Tucupita, relató a través de una nota escrita, la crítica situación en que se encuentra esa población warao.

“Brindar una ayuda es fácil cuando se cuenta con la disposición suficiente, la solidaridad como principio básico y el servicio como gesto de humildad ante la sociedad.  Debemos entender que como ser social, todos necesitamos de todos, para generar el equilibrio necesario para una convivencia colectiva, donde el más pequeño cumpla su rol protagónico en bienestar y engrandecimiento de la sociedad en su conjunto.

Más aun el estado, quien por obligación constitucional, está llamado a garantizar el disfrute de todos los servicios básicos que dispone el país, en beneficio de todos sus habitantes, sin distingo de ninguna naturaleza. Es el estado a través de políticas públicas, con estrategias bien definidas, quien debe crear condiciones favorables para que nuestra población persista de manera progresiva, alimentación, vestido, vivienda, luz eléctrica, agua potable, salud, empleo, recreación, educación y demás beneficios que reducen en el bienestar del núcleo familiar.

Hago este razonamiento, puesto que han sido innumerables los planteamientos hechos a través de este medio, acerca de la precaria realidad que atravesamos los habitantes de la comunidad indígena de Araguaimujo, en el ámbito alimentario, médico asistencial, servicios públicos y educación, motivado a la profunda crisis de desabastecimiento y atención gubernamental debido a erradas políticas llevadas a cabo por el gobierno de Nicolás Maduro.

Sin embargo si el gobierno local, abriera un compás de entendimiento con nuestros residentes, pudiéramos llegar a encauzar diferentes vías de soluciones, que generarían a corto y mediano plazo, la reactivación de algunos servicios importantes y el autoabastecimiento local.

Para ello ciudadana gobernadora, no pedimos hechos imposibles. Movilice a sus concejos comunales, a sus Clap, a las UBCH, a los patrulleros, colectivos o cualquier otra organización de su referencia ya que con ellos solo contrata el estado, y creen grupos de trabajo, agrícola que con el financiamiento crediticio promuevan la producción de maíz, yuca, plátano, cambur, caña, ocumo, arroz, frijol, patilla, ají dulce, cebollín, pimentón, tomate, y otros rubros de probados y positivos resultados, que en el lapso de cuatro meses, en adelante tendría la capacidad de autoabastecer la comunidad y sus al rededores. Del mismo modo el servicio de salud se restableciera con una pequeña reparación del techo, los sanitarios, refacción de pinturas y dotación de medicina de primera necesidad, porque el personal está allí dispuesto a laborar, pero no tienen los insumos necesarios para prestar un óptimo servicio.

El agua potable podría suministrarse, con la reparación de la bomba y la instalación de un sistema moderno de filtración que ya está en la comunidad, solo basta conectarlo, no es mucho pedir.

La energía eléctrica se restablece con la reparación del alternador y el suministro de combustible (aceite y gasoil) casos puntuales y accesibles.

Si hay iniciativa de estas organizaciones políticas más el estimulo al colectivo productor, al fortalecimiento y mantenimiento de nuestros servicios públicos y sobre todo la disposición del estado a crear las oportunidades, se pueden lograr los objetivos propuestos y llegara la determinación que ayudar es fácil.”

Loading...