En el cuartel general de Asojóvenes se guarda silencio, se transpira secretismo y discreción.

No quieren poner ninguna carta sobre la mesa apelando al factor sorpresa.

Al parecer es la consigna de su líder Darwin Machis, quien desde el extranjero les pide aguantar hasta última hora los anuncios para romper con la estrategia del adversario.

Se sabe que dos jugadores colombianos no pudieron tomar el vuelo que los pondría en Caracas, y que han hecho contacto con dos jugadores brasileños de poner nivel que estarían dispuestos a venir a probarse en esta liga.

Deben suplir a cómo de lugar la ausencia de Luilly Parada y Nelson Bello, dos de los importados más productivos del actual torneo, que partieron a módulos con la selección colombiana en el vecino país.

El más bullanguero de los Machis, la “Pelúa” Miguel, parecía tener razón cuando dijo que estaban tranquilos y que irían de menos a más con el objetivo de meterse en los papeles.

Asójovenes va en serio, y lo mejor de todo, lo esta demostrando.

Loading...