En cinco días: batalla final, deportados y comida

El domingo 6 de diciembre se libra una batalla entre tres bloques políticos: la oposición del diputado España, el chavismo de Jesús Hidalgo y el Psuv como tal. Estos tres sectores han repuntado en las más recientes consultas de calle, en cuanto a intención de votos. El parlamentario José Antonio ha asumido una posición no confrontativa y de propuestas, que lo ha ayudado a ganar adeptos, no obstante, el ciudadano Hidalgo ha seguido el patrón de ataques que impulsó el partido de gobierno.  Lizeta Hernández, gobernadora de Delta Amacuro, se ha referido a la disidencia como «unos perdedores» y ha dicho que, junto al Plan República, defendarán el derecho al voto frente a cualquier intento de «saboteo» (sabotaje).

Los venezolanos, por su parte, siguen huyendo de una severa crisis, con destino a Trinidad y Tobago. Este fenómeno es tal, que el pasado lunes fueron deportados 178 criollos. Arribaron a  Tucupita y se concentraron temporalmente en el gimnasio cubierto de Tucupita. Antes de este retorno, 29 personas fueron expulsados de la vecina isla y atravesaron por una odisea en el mar antes de que se les instara regresar.

De acuerdo con una consulta llevada a cabo por Tanetanae.com, el hambre es el tema que más les preocupa a los deltanos, tomando en cuenta la imposibilidad de adquirir suficiente comida, ante el alza contínuo del dólar. Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, se refirió el jueves  por la noche a la dolarización no oficial y reiteró que se trata de una «válvula de escape» para la economía del país, por lo que pidió no atacarlo ni «demonizarlo».

Una harina de maíz de la marca PAN arribó el pasado jueves a un millón 50 mil Bs, y con ella, otros rubros.

Compartir contenido