Un automóvel está siendo surtido de combustible en la estación servicios Tucupita / Foto de archivo de Tanetanae.com

La fiebre del combustible no disminuye, los cierres de calle por falta de gas no cesan, mientras oficialmente han asomado la posibilidad de que un movimiento político está atacando a las familias para robarlas y vender lo sustraído, para así financiar sus campañas.

No hay gas para todos en Tucupita, esto ha desatado una serie de manifestaciones de calle desde el pasado lunes. El viernes por la mañana varios ciudadanos habían bloqueado el libre tráfico vehicular en La Manga y Las Malvinas. La gobernadora del estado ha dicho que el bloqueo económico que pesa sobre Venezuela impide la pronta adquisición de aditivos para tratar el gas. Ha reiterado apoyar a los afectados por las carencias, aunque también señaló a algunos exdirigentes de Voluntad Popular de estar detrás de estas iniciativas.

La fiebre del combustible sigue entre los deltanos, quienes aún no se adaptan al nuevo sistema de distribución. Hay nerviosismo, por lo que sus atenciones se centran en el «dónde van a echar». Desde el Ejecutivo regional han informado que no permitirán cola previa nocturna. La misma gobernadora ha asumido la organización y cada  día informará qué estación de combustible corresponderá a los terminales de placa de los autos.

La gobernadora del estado Delta Amacuro reveló en una cadena regional de radio el pasado jueves, que un «grupito muy chiquito» está promoviendo los ataques a las casas de Tucupita, para robar, vender estos productos y venderlos, con el objetivo de financiar las campañas de cara a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

La funcionaria dijo tenerles «una sorpresita a los vagos, flojos y traidores», porque era necesario hacer caer las caretas. La gobernadora instó a que, cuando esto ocurra, debe ser informado por todos los medios posibles.

Loading...
Compartir