Un autobús marcha por la calle Bolívar de Tucupita / Tanetanae.com.

La deltana Joana Díaz sigue desaparecida en Trinidad y Tobago. Sus familiares lidian con una ley estricta para estos casos, en ese país. Han cuestionado el desinterés de otros  venezolanos y lamentan que no apoyen su búsqueda con la fuerza demostrada ante el caso Stefani Flores. Esta semana se asomó más el tema electoral en medio de una fragmentación del sector opositor, mientras también se conoció sobre el progresivo hundimiento del buque de almacenamiento de petróleo, Nabarima, en el golfo de Paria.

Joana Díaz salió a entregar un dinero más recientemente. Se fue una tarde y hasta ahora no regresa. Sus familiares la buscan y para eso han solicitado la ayuda por redes sociales, un llamado que no ha calado mediáticamente con la fuerza ni con el toque farandulero como se manejó el caso Stefani Flores, al menos es lo que cuestionan sus allegados, quienes tampoco ofrecen detalles de lo ocurrido, apenas informan a medias a través de Facebook.

De acuerdo con el post de la ciudadana, María Tisoy; contenido en el grupo de Venezolanos en Trinidad y Tobago, ella está indignada, porque según sus afirmaciones, la expareja de Joana la tendría secuestrada en Couva. Habrían ido a buscarla en compañía de la policía. En una casa se habrían escuchado gritos, pero el cuerpo de seguridad alegó no poder entrar a la casa sin ninguna orden judicial.

En medio de las angustias, hay otro tema que ha calado esta semana: el electoral. En Delta Amacuro se sabe que Pedro Carreño y a quien rebautizaron «pimentón», son candidatos a ser parlamentarios a la Asamblea Nacional; se trata de una noticia que ha revuelto las redes sociales. Por un lado dicen no saldrán a votar, ya que consideran se tratará de un fraude, y por otra parte,  aseguran no votarán por ellos. El sector opositor aún no ha mostrado una cara visible de liderazgo. Quienes se han asomado, simplemente no han calado, aunque el diputado José Antonio España aún no se pronuncia públicamente.

Por otra parte, hay un riesgo de que el buque Nabarima derrame más de un millón de barriles de petróleo en el golfo de Paria, afectando así el ecosistema de tres estados de Venezuela, así como a Trinidad y Tobago. De acuerdo a una información que maneja la agencia internacional de noticias, Reuters, dos empresas-  entre ellas una italiana- negociaban con Pdvsa tanquear el crudo para evitar un desastre ecológico.

Nabarima es un buque de almacenamiento de crudo que está en el golfo de Paria. Varios deltanos de Pedernales trabajan en esta plataforma flotante.

 

Loading...
Compartir