Lizeta Hernández, gobernadora de Delta Amacuro a la derecha, junto a Francisco Pérez de Radio Fe y Alegría Tucupita a la izquierda, durante una conexión regional de radio / Tanetanae.com.

Alexis González, el exalcalde de Tucupita, ha aparecido esta semana, al igual que la gasolina, mientras Lizeta Hernández, la gobernadora del estado Delta Amacuro, está en medio de ambos retornos.

González apareció de manos tomada con quien se encargó de destronarlo de la alcaldía de Tucupita: Jesús Hidalgo. Nada nuevo ni sorpresivo, por lo que previamente se fraguaba un pacto, como Tanetanae.com ya venía haciendo seguimiento. Lo negaron en alguna oportunidad,  intentando desmentir, pero el tiempo ha dado razón.

Alexis González ha regresado con un verbo pasivo, aunque presume su experiencia política. Dijo que, en esta oportunidad, no se trata  de una simple candidatura, sino de un proyecto que busca “salvar al Delta”.

Una de las frases que más caló durante la intervención pública de González, fue el de “tigre no come tigre”, haciendo referencia a posibles anormalidades electorales que pudiesen cometerse.

Lizeta Hernández, gobernadora  de la entidad, en cambio ha ignorado al bloque opositor de Alexis González y Jesús Hidalgo. Aunque ella dio de qué hablar al  anunciar la retoma laboral de las estaciones de servicio.

Las colas de autos no se han hecho esperar y varios propietarios de autos han visto como positivo la iniciativa. No obstante, lamentan que la decisión haya llegado con demora, luego de que las manifestaciones se empezaran a asomar.

Loading...
Compartir