En día de marchas al Dr. Tomás le alargaron la causa y lo trasladaron al hospital Razetti de Tucupita

Aprovechando el ambiente de euforia y exaltación que imperó en Tucupita con motivo de las marchas del 12 de febrero, día de la juventud, hubo un primer dictamen en torno al caso que inculpa de un presunto desvió de medicamentos al Dr. Tomás Medina y otras tres personas, por lo que permanecerán detenidos en espera de un nuevo y definitivo juicio.

La repercusión pública generada por este hecho y la gran cantidad de personas que protestaban a las puertas de la casa de justicia, hicieron que las autoridades tomaran previsiones y realizaran la audiencia un día en que la atención del colectivo se enfocó en otra eventualidad.

Sus dos familiares y la tercera persona retenida permanecerán recluidos en la comandancia de policía del estado Delta Amacuro, mientras que al excomisionado de salud lo trasladaron al hospital Dr. Luis Razetti de Tucupita.

Problemas de tensión que afectan notablemente su salud, determinaron la hospitalización en espera de una nueva audiencia 45 días después.

El juez determinó que existen suficientes elementos de convicción para que se sostenga la causa y prosiga la investigación.

Los familiares y numerosos allegados al Dr. Medina insisten en su inocencia, en espera de que instituciones como el Colegio de Médicos se pronuncien bajo el alegato de que se trata de un acto de retaliación institucional.

Al Dr. Medina no se le ha permitido ofrecer declaraciones a los medios, por lo que se desconoce su versión de los hechos.

Lo que se pensaba terminaría este 12-F, dará para mucha más tela que cortar y para mayor distracción los próximos días.

Sin que nada de lo que nos afecta se solucione, por cierto.

 

Compartir contenido