Una toma del centro de Tucupita mientras está en cuarentena. / Tanetanae.com.

Tucupita es una pequeña ciudad de Venezuela que está al suroriente del país. Es la capital del estado Delta Amacuro. Esta entidad limita geográficamente con localidades como, Ciudad Guayana y Maturín. Sus fronteras internacionales están frente a países como Trinidad y Tobago y Guyana, a través del Esequibo.

Es una localidad acogedora, tranquila, cómoda; y con una diversa cultura. De pronto la más similar a la que existe en Venezuela: su gente la conforma los afros, indígenas, no indígenas, árabes, chinos, portugueses y españoles. Y no, no todo resulta ser agua y canoas, como se ha podido leer despectivamente en redes sociales.

Aunque su economía depende básicamente del Estado venezolano, llegada la crisis, los deltanos han estado recurriendo a otros tipos de trabajos, sobre todo agrícola, pecuario y pesquero, diversificando de esta manera, lentamente, sus ingresos monetarios.

Tucupita es una pequeña localidad acogedora, porque su gente, de múltiples formaciones, es atenta, jovial, alegre, sencilla. Conversar con algún deltano, es estar al frente de un familiar más, con el que pronto se está a gusto y en confianza.

En la capital de Delta Amacuro, afortunadamente los servicios básicos funcionan, aun en medio de la crisis. Y si se compara con algunas zonas de Caracas ó,  Maracaibo, seguramente sería preferible vivir en una Tucupita donde la infraestructura hotelera ha sido mejorada por la inversión de empresarios privados. Hay menos apagones y sus mismos habitantes han salido al paso a la carencia de agua con pozos.

Esta población cuenta con acceso a internet, mientras las tres operadoras de telefonía móvil, Movilnet, Movistar y  Digitel, ofrecen- aunque con fallas, como en toda Venezuela- sus servicios. Para el caso de Digitel, está presente la tecnología 4G LTE. Tucupita no está aislada del mundo. Además de poder contar con las telecomunicaciones (con sus fallas, claro está, tomando en cuenta la crisis), cuenta con medios de comunicación radiales, televisivos a través de cableras y un primer medio digital que no deja de estar a la vanguardia del periodismo de los nuevos tiempos. Comparativamente, la capital deltana tiene más agua, luz y comunicación que ciudades como Maracaibo, El Tigre, y gran parte de Caracas, donde Tanetanae.com ha seguido de cerca las carencias.

Tucupita cuenta con sitios públicos de interés, únicos en Venezuela: está la plaza Bolívar, una de las más grandes y limpias del oriente venezolano. Un malecón con vista al caño Manamo, que lo hace de uso exclusivo para quienes lo visitan, además de la joya arquitectónica de la catedral «Divina Pastora».  Cuando de comer se trata, un variado menú local, nacional e internacional, se sirve en diferentes restaurantes dispuestos; solo que se debe tener suficiente dinero para lograrlo en medio de un país dolarizado, aun cuando no oficializado.

Poder llegar a Tucupita pasa por arribar por vía aérea hasta Maturín o Puerto Ordaz, desde donde se toma un auto que demorará unas dos horas y media para estar en tierras deltanas, y no, no queda lejos. Más lejos quedaría Maracaibo, por ejemplo.

Tucupita es la ciudad más limpia de Venezuela, su gente así lo ha impuesto positivamente. Tucupita sí existe. Solo tienes que rememorar tus estudios de geografía de cuarto grado de básica y lanzarte a la aventura, una vez que culmine la cuarentena.

El contenido de este post ha sido constatado más recientemente por al menos 4 periodistas de medios internacionales, 7 periodistas de medios nacionales y 5 extranjeros que han visitado el Delta. La mayoría de ellos ha coincidido: «Tucupita es bonita, limpia, acogedora y nada que ver con lo que dicen por las redes. 

 

 

Loading...
Compartir