Una embarcación con voluntarios que se sumaron a las búsquedas / Tanetanae.com.

La persona desparecida cumplió años el pasado 18 de mayo.

Raúl Millán, un hombre de 40 años de edad, despareció en aguas del caño Manamo luego de que una canoa de metal zozobrara, el viernes por la tarde. Él logró salvar a su hija de 14 años de edad.

Millán cruzaba el caño Manamo, por el sector San Rafael,  junto a su hija de 14 años de edad, cuando la pequeña embarcación en la que iban, zozobró producto del fuerte oleaje.

De acuerdo con la versión del padre de la persona ahora desaparecida, la canoa era de metal, fabricada artesanalmente tras procesar tres bidones de 210 litros, cada uno.

Los dos embarcaron el viernes sobre las dos de la tarde, rumbo a un terreno donde tienen aves de corral y un sembradío. Cuando iban por el medio del caño Manamo, el fuerte oleaje comenzó a echar agua a la pequeña curiara y pronto estuvieron en el río.

Las peticiones de ayuda de Millán alertaron a algunos ciudadanos cercanos, quienes para ese instante no contaban con otra embarcación para auxiliarlos. Un indígena warao que navegaba cerca del incidente fue advertido sobre lo que ocurría, pero no comprendía. Este remó  a la orilla y tan pronto se enteró, emprendió su curso hacia donde estaban flotando padre e hija. Él llegó rápido. Embarcó a la joven, pero cuando iba por Raúl Millán, él desapareció entre las aguas.

Raúl Millán tenía un ropaje muy pesado, añade su padre: braga y botas de gomas. Aun siendo así logró sostener a su hija; una  joven de 14 años que no sabe nadar, porque toda su infancia vivió en los andes venezolanos.

A las labores de búsqueda se sumaron funcionarios de Protección Civil y cuerpo de bomberos del Delta. Es la segunda canoa que zozobra en el caño Manano en una semana.

Loading...
Compartir