Es decir, comienza justo cuando cierra la entidad.

El apetito por los bolívares soberanos y el súbito incremento de precios en sectores como el transporte, han hecho que las colas en los Bancos comiencen el día anterior.

Los deltanos se marcan como bestias de arreo en los brazos, y duermen ante las instituciones financieras para retirar en el mejor de los casos unos 50 soberanos. Las escenas se repiten a diario agravándose cada día más.

Muchos atribuyen la existencia de las colas a los “gestores” que, metros más adelante, una vez que tienen el efectivo en las manos lo revenden hasta en un 700% por encima de su valor.

Según funcionarios de las instituciones financieras, es muy poco lo que pueden hacer, la cantidad de cono monetario con el que van contando se agota rápidamente, esperando por las remesas que por suerte llegan a diario.

Una situación que, como siempre, tiene en su epicentro al ciudadano que al salir desaforado a comprar cae en la trampa de tener que pagar por algo que no tiene costo alguno cantidades exorbitantes, alimentando las mafias que se benefician del nerviosismo y la necesidad de la gente.

Loading...